El Ecuador es un emporio de riqueza y monumentos arqueológicos, objetos de cerámica, metal, piedra, madera, ruinas, cementerios, plazas, edificios, fortificaciones, restos humanos, restos de fauna y flora, templos, conventos.


Además de tallados, objetos de orfebrería, manuscritos, ediciones antiguas, libros, mapas, monedas, medallas, estampillas, sellos, objetos etnográficos de valor científico, artístico e histórico, obras culturales contemporáneas y otras correspondientes a la época precolonial y colonial que deben ser preservados.


Por el valor inestimable de estas riquezas naturales y artísticas las Naciones Unidas, a través del Comité Intergubernamental del Patrimonio Mundial declaró al Centro Histórico de Quito y a las Islas Galápagos Patrimonio Mundial.


Mientras tanto el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural ha logrado establecer acontecimientos de valor nacional. Ha elaborado inventarios de los bienes culturales públicos y privados, para preservar este legado.


Ha realizado investigaciones antropológicas; ha coordinado acciones relacionadas con otros organismos para lograr la colaboración en la defensa y conservación del Patrimonio Cultural, como elemento básico de la nacionalidad.


El Instituto ha hecho trascendente a todas las instituciones las características de las obras, los méritos artísticos o científicos de los bienes declarados patrimonio cultural, debido a la importancia en la enseñanza y el convivir diario.


Además ha coordinado acciones con otros organismos públicos, a fin de que técnicamente analicen y estudien los bienes inmuebles y establezcan la importancia histórica, ambiental y paisajista fijando normas para la delimitación de las áreas de influencia ambientales, del suelo, subsuelo y fondo marino.


El Instituto indica cómo se ejercita el derecho de propiedad y los requisitos para conseguir autorización encaminada a transferencias de dominio, cambio de sitio de los objetos, además de reparación, restauraciones, modificaciones, derrocamientos y preservación de los centros históricos.


El 9 de junio de 1978 se creó el Instituto de Patrimonio Cultural, con personería jurídica, adscrito a la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en reemplazo de la Dirección de Patrimonio Artístico y se financia con recursos del Estado.


Por haberse creado el Instituto de Patrimonio Cultural el 9 de junio de 1978, el Gobierno Nacional -mediante decreto ejecutivo- declara el 9 de junio de cada año como el Día del Patrimonio Cultural del Ecuador.


La conmemoración anual del Día Nacional del Patrimonio Cultural debe constituir un evento de evaluación sobre las actividades del Instituto con otras instituciones que contribuyan con enfoque educativo de innovaciones, análisis y orientaciones que permitan conocer la calidad de los bienes culturales.


Hace falta una planificación que no limite las alternativas de participación de otros niveles importantes inmersos en el conocimiento de los bienes culturales y se conviertan en un corazón abierto y participativo del cual salga la crítica y el mecanismo informativo capaz de unificar y robustecer las capacidades sensibles de nuestro pueblo.(O)