Aspirantes

Cuando faltan algo más de 9 meses para el próximo proceso electoral, la campaña electoral prácticamente se ha iniciado, los candidatos aparecen como semillas del bosque, son innumerables y todos con las famosas “propuestas”.


Estamos viviendo momentos previos a una verdadera campaña electoral, los candidatos aparecen por todos lados y las novedades están a la orden del día, partidos y movimientos dan mucho que hablar.


Desafiliaciones y expulsiones, en nuestro país, son parte de un proceso previo a una campaña, cuando estamos cerca de elecciones se acuerdan que tal o cual ciudadano no ha cumplido con el partido o movimiento y fuera.


Son las fechas más precisas para la desafiliación de ciudadanos o de una expulsión; no estoy de acuerdo con las decisiones de los directivos y me desafilio y mañana está junto a los dirigentes de otros movimientos o partidos.


Es un verdadero baratillo político; los que antes estuvieron en el partido A; ahora a parecen en el partido C; los que estuvieron en el movimiento D aparecen en el movimiento F; así se comportan quienes van a salvar a la ciudad o a la provincia.


Son muy pocos con una verdadera conciencia política, que militan en determinado partido o movimiento desde hace décadas y jamás se han cambiado de camiseta, esos ciudadanos con sólidos principios no son tomados en cuenta.


Los partidos políticos y los movimientos no quieren en sus filas a personas inteligentes, deliberantes, que piensan, que sepan debatir, que aporten con nuevas ideas; esos no son aptos para candidatos; necesitan, en muchos casos, borregos.


En nuestro medio cada día hay novedades, cada día aparecen nuevos candidatos, se ha mencionado que al momento se barajan más de una docena de nombres para la alcaldía de Latacunga, ciudadanos que quieren sacrificarse por la ciudad.


Va a suceder lo mismo que pasó en las anteriores elecciones, hace casi cuatro años, más de 14 candidatos a la alcaldía, un número parecido para la prefectura, sin dejar de mencionar a los aspirantes a las juntas parroquiales.


Mientras hay sectores que analizan el tema con criterio de ciudad y señalan que debe haber alianzas, que deberían unirse alrededor de determinado aspirante para fortalecer una candidatura, caso contrario nuestro futuro es preocupante.


Si yo no soy candidato, el otro no será; no es así, la política bien entendida es de alianzas en base a propuestas honestas y concretas, nada bajo la mesa; dispersos lo único que nos queda es una gran división y así no llegamos a ninguna parte.


Estamos viviendo los días previos a una campaña, ojalá sean considerados ciudadanos de altos valores, llenos de dignidad y honradez, que en realidad luchen en contra de la corrupción y trabajen por amor a la ciudad, sin esperar “favores y compromisos”; Latacunga tiene gente con principios y afán de servicio, deben ser tomados en cuenta. (O)