Para superar los problemas, las adversidades y alcanzar mejores horizontes, progreso y desarrollo, es básica y fundamental una actitud positiva y por sobre todo una decisión de unidad, de buena voluntad y de aportes desde todos los sectores.


Un contertulio del parque, con gran experiencia administrativa, decía que no debemos seguir quejándonos y quejándonos, es hora de actuar positivamente con nuevos bríos, con nuevas inquietudes, con nuevas propuestas, con nuevas ideas, con nuevos emprendimientos.


Aprovechar los momentos que se presentan para mejorar las actividades comerciales, aprovechar que tenemos una de las más grandes fiestas populares del Ecuador y generar ideas para que los visitantes se sientan satisfechos.


En estos momentos de crisis no se puede desperdiciar que miles y miles de personas nacionales y del exterior llegarán a Latacunga a disfrutar de nuestra fiesta, entonces hay que atenderlos como se merecen, para que dejen sus recursos por los servicios recibidos.


Un contertulio del parque, enterado de cuestiones económicas, señalaba que si se calcula que llegarán 200 000 turistas y cada uno gaste un promedio de cinco dólares, que es casi nada, dejarían un millón de dólares.


Es un cálculo a vuelo de pájaro, los recursos que se pueden quedar en nuestra ciudad, con ocasión de estas fiestas, deben ser canalizados adecuadamente, lo más importante es una atención adecuada, personalizada, con mucha educación y con la sonrisa en los labios.


Entonces, estamos hablando de que cientos de miles de dólares llegarían a nuestra ciudad a través de varios servicios, hoteleros, de gastronomía, de transporte, de diversión, de visitas a determinados lugares y en la fiesta misma.


Al respecto, antes de estar quejándonos, debemos trabajar en preparar de mejor manera los locales de venta de productos, de alimentos y demás, para que los turistas se sientan a gusto y con el deseo de volver a esta tierra.


Las cámaras de la producción, los organismos que tienen en su seno a comerciantes, emprendedores, operadores turísticos, quienes ofertan servicios de alimentación y otros deberían preparar a su gente para que atiendan a los clientes lo mejor posible.


Es bueno señalar que además sería importante que no se quiera aprovechar del momento y subir los precios desmedidamente, eso no es nada bueno, pues se aleja a los potenciales clientes.


Tenemos la oportunidad de recuperar la economía venida a menos en los últimos tempos, no podemos dejar de lado los valores característicos de los latacungueños, especialmente la hospitalidad y la cordialidad.


Esta gran oportunidad hay que aprovecharla de la mejor manera, con una atención personalizada, con una sonrisa en los labios, con buena voluntad; debemos recuperar en algo lo que se ha venido perdiendo desde el 2015; con una visión emprendedora y con nuevas ideas, lograremos muchos objetivos.(O)