Estamos de fiesta, no hay duda, a pesar de los problemas que vive el país, a pesar de la corrupción que se derrama desde las esferas más altas del anterior régimen, estamos de fiesta.

Estamos de fiesta a pesar de la situación del vicepresidente Glas, sin funciones, preso y sin vacaciones, como nos quiso hacer creer en un inicio; las autoridades de la presidencia han reiterado que el vice no está de vacaciones.

A pesar de la marcada e irreconciliable división de PAIS, estamos de fiesta; estamos de fiesta a pesar de los insultos que han comenzado a aparecer entre los ñañones de PAIS; mientras que la división está más clara que el agua.

Estamos de fiesta, se han realizado varios eventos para todos los gustos, se han presentado eventos agradables y algunos que han dejado mucho que desear, pero así mismo sucede en las fiestas; hay de todo.

Sin embargo, hoy se realiza un evento de primer nivel, un evento que congrega y llama la atención de miles y miles de personas de la ciudad y de fuera de ella, de turistas que llegan de todas partes.

Es la transmisión de mando, es un evento que se fue incorporando a la fiesta de la Mama Negra; en realidad no es original, pero es bonito, lleno de colorido y tradición y consecuentemente se ha convertido en parte de la fiesta.

Se establece, en esta ceremonia, que los personajes del año anterior entreguen el mando a los actuales, quienes lucirán sus mejores galas, con los vestidos que llevarán el sábado en la fiesta mayor.

Mientras que el relator designado para el efecto en esta ocasión, Miguel Ángel Rengifo, deberá hacer conocer a los presentes y a quienes siguen las diversas transmisiones, la vida de cada uno de los personajes, sus ancestros, sus acciones y realizaciones.

Son los personajes Jorge Ricardo Medina, Mama Negra; Francisco Berrazueta Naranjo, Ángel de la Estrella; Raúl Terán Guerrero, Rey Moro; Jorge Luis Tovar Álvarez, Abanderado y Fabián Mogro Borja, Capitán. Ciudadanos elegidos por su aporte y cualidades y que hoy inician uno de los eventos que sin duda marcará su vida.

Sin duda el colorido, la alegría, el reencuentro, la policromía y la latacungueñidad estarán presentes como elementos propios de nuestra gente en una fiesta de tanta trayectoria que es comentada en muchos países del mundo.

Es el momento más trascendente, son los mensajes, son los pronunciamientos, son las plegarias, son las mejores palabras para esta ciudad, la fiesta y la tradición; momentos especiales llenos de respeto y admiración para Latacunga y sus costumbres.

Disfrutemos intensamente de nuestras fiestas, disfrutemos de la transmisión del mando, disfrutemos de estas manifestaciones, dejando de lado los egoísmos, los enojos y desavenencias, busquemos la unidad y demostremos nuestros más altos valores.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 4 =