Prácticamente la consulta popular es una realidad, la gran mayoría de ecuatorianos espera que la Corte Constitucional dé luz verde para que este importante evento para la vida jurídica, política y de soberanía se cumpla lo antes posible.

Aunque hay sectores que han señalado que sus propuestas no han sido consideradas por el señor presidente Lenín Moreno; entre las preguntas de la consulta hay una gran mayoría que está satisfecha.

Como van las cosas se tiene previsto que los ecuatorianos en mayoría se pronuncien a favor de la consulta y voten Sí en esta propuesta que realiza el gobierno al mandante, como debe ser.

Si bien es cierto que las propuestas fueron de los más diversos temas, algunos analistas han señalado que el señor presidente debió haber hecho una sola pregunta y de esa manera realizaba los cambios que espera.

Esa única pregunta era la de consultar al pueblo si está o no de acuerdo en dejar sin efecto las enmiendas constitucionales realizadas por la Asamblea Nacional en diciembre de 2015 y nada más.

Cada sector tiene su propio análisis sobre las preguntas que debían ir -las que propusieron- y no debían ir las que otros han propuesto, siempre sucede así cuando se va a preguntar al pueblo, al soberano.

Como van las cosas la consulta popular se va a convertir en un evento en el que la mayoría de los ecuatorianos va a votar a favor; entonces, desde ya se habla de un éxito de la consulta.

Los resultados de la consulta le van a permitir al régimen del presidente Lenín Moreno realizar varias propuestas de carácter político, le permitirán implementar diversas políticas en el marco de su plan de trabajo a favor de los más amplios sectores.

Lo que hasta ahora se puede establecer es que hay en la Asamblea Nacional miembros del movimiento de gobierno que no se muestran satisfechos con las preguntas y lanzan críticas que no sn mayormente respaldadas.

Es decir, la oposición estaría llegando de las filas del propio movimiento de gobierno, por lo tanto el presidente -que es además presidente de ese movimiento- deberá tomar las medidas y las decisiones más adecuadas para evitar quintacolumnistas.

La consulta es un mecanismo democrático y válido para preguntar al pueblo sobre temas nacionales que tienen que ver con el Estado y con el gobierno; en ese marco hay que analizar estas cuestiones y no desde espacios de interés personal o de grupo.

Quienes estuvieron de acuerdo con las enmiendas que se tramitaron en la Asamblea con la mayoría del movimiento de gobierno no se muestran muy convencidos cuando se quiere preguntar precisamente al pueblo ecuatoriano. Así es la política, buscar acomodarse a las circunstancias y a intereses de grupo.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + 5 =