Para nadie es desconocido que nuestra ciudad y nuestra provincia necesitan la ejecución de importantes obras para sentar las bases del progreso y desarrollo y así mejorar la calidad de vida de todos los  habitantes.

Es verdad que esas obras se vienen exigiendo desde hace muchos años, desde hace más de una o dos décadas, pero nadie nos hace caso; nos ofrecen y nos ofrecen y a la hora de la verdad “busca quien te dé”.

Son obras importantes que merecen ser ejecutadas con la finalidad de solventar las necesidades de amplios  sectores de la población y de esta manera mejorar la situación de familias enteras.

Son, en realidad, obras que se han venido postergando y que no tienen los referentes necesarios, los estudios actualizados, los estudios sobre los estudios, el financiamiento y demás obligaciones.

En los últimos tiempos se habla de la situación del sistema de alcantarillado que tiene nuestra ciudad, algunos entendidos han manifestado que el actual alcantarillado -con más  de medio siglo de aporte- ha cumplido su  ciclo de vida.

Entonces mucha gente, incluidos los candidatos a prefecto, concejales y alcaldes hablan de esta obra y la necesidad de ser ejecutada para beneficio de todos los habitantes de la urbe y de quienes nos visitan.

Entonces  se habla del proyecto debidamente realizado, justificado, financiado, con la debida evaluación y demás; la realización de estudios tiene un alto costo y la obra en sí misma tiene un alto valor.

Entonces, hay que ejecutar esta obra, se han ejecutado los estudios, existe el financiamiento necesario, existen los mecanismos  necesarios para hacer realidad este proyecto.

Se habla de un aporte del gobierno, se habla de que la asignación debe constar en el presupuesto general de la Municipalidad y se habla de una serie de requisitos que deben cumplirse.

Y así pasan las semanas, los meses y los años y no se concreta esta importante obra. Mientras tanto es necesario hacer un análisis y coordinar acciones, por ejemplo cuando se habla del mal estado de nuestras calles.

Se menciona que las calles del Centro Histórico merecen un tratamiento especial precisamente por su condición patrimonial; consecuentemente se debe coordinar acciones para no encontrarnos con problemas.

Abren las calles para realizar las obras del alcantarillado, pasan unos meses y vuelven a abrir las calles para mejorarlas de acuerdo a los nuevos diseños y las exigencias patrimoniales cuando hablamos del Centro Histórico. Sería necesario que el alcantarillado y mejoramiento de las calles sea considerado simultáneamente, de ser del caso.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + cinco =