Hoy es una fecha especial para los ecuatorianos y especialmente para los obreros y trabajadores, pues se recuerda uno de los hechos criminales más horrorosos de nuestra historia, considerando que esta masacre marcó la vida de los ecuatorianos.

Días antes del 15 de noviembre, sectores de obreros y trabajadores autónomos comenzaron una serie de protestas reivindicando sus derechos laborales; estas manifestaciones alcanzaron importante respaldo de otros sectores.

El 14 de noviembre creció el reclamo y las manifestaciones, cada vez eran más los obreros y trabajadores que respaldaban estos hechos, lo que preocupó a las autoridades de la ciudad y al gobierno en general.

El 15 de noviembre de 1922 se realiza una gran manifestación en la que participan además un pequeño grupo empresarial contrario al régimen, las manifestaciones crecían y la ciudad comenzaba a paralizarse.

Los dirigentes obreros y sus seguidores en una gran marcha avanzaron hasta la Gobernación para entregar un manifiesto al Gobernador Jorge Pareja en la que hacían conocer sus demandas y daban un lazo para alcanzar una respuesta.

La ciudad estaba prácticamente en manos de los obreros y trabajadores y en un determinado momento se producen los primeros saqueos en la calle 9 de Octubre, lo que obliga a ingresar a la Policía que en un inicio disparó al aire.

Luego las balas fueron al cuerpo comenzó una verdadera matanza de obreros y trabajadores, la Policía volvió a la ciudad, mientras que el presidente José Luis Tamayo daba órdenes al jefe policial para que devuelva la tranquilidad a la ciudad.

En estas acciones se habla de más de 1500 muertos, se habla que muchos cuerpos fueron lanzados al río Guayas. La situación era realmente grave, las protestas comenzaron a decrecer y los obreros se retiraban a sus hogares, mientras que unos pocos seguían en las protestas.

Paulatinamente la paz y tranquilidad llegó a la ciudad; sin embargo el ambiente era tenso, los trabajadores eran vistos como los causantes de los hechos, cuando las balas salieron de la Policía.

Poco se conoce de las investigaciones que debieron realizar las autoridades para determinar a los culpables de esta masacre a los obreros y trabajadores cuando ellos exigían un mejor trato y una vida más digna.

No se conoce que se haya determinado a los culpables de esta masacre que quedó grabada en la historia laboral del Ecuador y ha sido motivo de recordación y reclamo, en ocasiones se han aprovechado los políticos para reivindicar sus defensas a la clase obrera.

Posteriormente uno de los intelectuales, miembro del Grupo de Guayaquil, Joaquín Gallegos Lara, escribió la novela “Las cruces sobre el agua” en la que habla sobre estos hechos; sin embargo la crítica señalaba que no se sabía hasta dónde era la imaginación y hasta dónde la realidad. Entonces este es un día especial para los ecuatorianos.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 1 =