Como sucede desde hace varias décadas, cada vez que se acercan nuestras fiestas, la celebración a la ciudad al recordarse un aniversario más de su emancipación política, se mueven las actividades referentes a diversos aspectos.

Cuando estamos cerca de las festividades nos acordamos de lo que ofrecimos y no cumplimos, nos acordamos de lo que debimos haber hecho y no lo hicimos, nos vienen a la mente los ofrecimientos que se han olvidado.

Cuando llega la fecha de nuestra celebración en homenaje  a la ciudad nos acordamos de que los ofrecimientos que expresamos en la sesión solemne no se han cumplido; nos acordamos de los acuerdos que realizamos y no se han concretado con hechos.

En definitiva, es cuando se acerca la fecha de celebración a la ciudad, cuando nos acordamos de una serie de compromisos y comenzamos a trabajar a toda velocidad para cumplir en algo y no recibir la critica de propios y extraños, especialmente esa crítica constructiva.

Se habla, desde hace varios días, de que el Alcalde debe proponer al Concejo los nombres de ediles que en esta ocasión estarán al frente del comité de Fiestas y del comité ejecutivo de la Mama Negra, además de los representantes del Concejo.

Así consta en las ordenanzas respectivas y en las disposiciones impartidas por el Concejo, que es el administrador de la ciudad y debe hacerlo de lo mejor cuando se trata de rendir homenaje a la ciudad que nos ha cobijado con su manto de trabajo, dedicación y mucha hospitalidad.

Se ha comenzado a hablar de la Mama Negra, se menciona que se ha trabajado con las reformas  a la ordenanza que está en vigencia con la finalidad de mejorar la situación relativa a la organización.

De acuerdo a  las reformas propuestas  en la ordenanza se habla de la necesidad de integrar a más representaciones en el Comité de la Mama Negra, pues la ciudad ha crecido y se han creado nuevas urbanizaciones, además de haberse instalado nuevas instituciones.

Se habla de algún  colectivo que ha propuesto varias  cambios en el reglamento y la ordenanza y en eso se está trabajando, se conoce; mientras se menciona que en los próximos días quedará listo el documento para su análisis.

Lo que llama la atención es que para las nuevas propuestas, para reformar la ordenanza y los reglamentos no se haya tomado en cuenta a los actores de la fiesta, a organismos involucrados directamente.

Además no  se ha solicitado la opinión de los actores, de quienes han representado a los diversos personajes, han palpado en carne propia la realidad de la fiesta, son los que han acumulado una serie de experiencias que deben ser consideradas.

Entonces es de exigir, por ejemplo, que se solicite el criterio de los ciudadanos que en determinado año representaron al personaje principal y al resto de personajes, en una reunión conjunta, ellos son los que tienen mayor experiencia y no se puede  prescindir de estos ciudadanos que tienen mucho que decir. Sin sectarismos y con mayor apertura las cosas saldrán mejor.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 4 =