El cambio de gobierno significa una serie de actividades urgentes para encaminar a los nuevos dignatarios en todas sus acciones enmarcadas en sus propuestas y su denominado plan de gobierno, además de las ofertas de campaña.

Una de esas acciones inmediatas es la designación de funcionarios, desde los ministros hasta los funcionarios del régimen, sin descuidar las designaciones a nivel provincial y de representantes a diversos organismos.

Como sucede en estos casos, entre las designaciones se encuentra en primer lugar la de Gobernador, dignidad que representa en cada provincia al primer mandatario; es la persona que vincula a la provincia con el primer mandatario y su gobierno.

Luego vienen las designaciones de los funcionarios de los diversos sectores y  especialmente de los representantes de los distintos ministerios, de los organismos públicos que son parte del régimen, como también de los descentralizados y autónomos.

En este campo es importante señalar que las  autoridades  conocen que esas designaciones deben realizarse luego de un detenido análisis de las personas, sus cualidades, sus perfiles y su  compromiso.

Ese compromiso debe ser con la provincia y el país, no debe ser un compromiso con el movimiento de gobierno solamente, pues el régimen no es de un partido o movimiento, sino del Ecuador en general.

Es indispensable dejar de lado los compromisos políticos, los compromisos de amistad, las presiones o los palanqueos, sin descuidar otros aspectos, deben ser tomadas en cuenta las personas con determinadas cualidades.

En nuestro caso, se han establecido las primeras designaciones que no han sido bien vistas por un determinado grupo de personas, mientras que otras señalan que hay que ver sus actuaciones para realizar una primera evaluación de la gestión que cumplen.

En estos casos, es lógico, que no todas la  personas designadas van a ser del completo agrado de toda la comunidad, no todos son monedita de oro para caer bien a todos, es verdad.

Su mejor carta de presentación serán sus acciones, sus actuaciones, sus decisiones y especialmente el trabajo a favor de la mayoría, pues son funcionarios provinciales, no de un grupo determinado.

Es de esperarse que las designaciones que se van a realizar sean meditadas, sean consideradas por sus  actuaciones, sus experiencias, sus conocimientos, de esa manera estaremos asegurando una administración positiva para todos.

Estamos seguros de que el señor Gobernador, conjuntamente con sus asesores y funcionarios cercanos, además del conocimiento de ministros y directores, designen a las personas con condiciones de las mejores y comprometidos con el progreso y adelanto de nuestro pueblo.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =