Las cosas cada vez se ponen color de hormiga en las filas de Alianza PAIS, el movimiento de gobierno que se ha convertido en la oposición de su propio gobierno, algo que solo sucede en nuestra política y que nos hace ver internacionalmente como folclóricos.

Lo cierto es que al interior del movimiento que ha estado en el poder por más de una década, las cosas están más calientes que en el infierno. Sus propios dirigentes, sus propios militantes se han convertido en los quintacolumnistas del actual régimen.

Las cosas en ese movimiento se están complicando más cada día que pasa, a dónde llegarán algunos de sus miembros que se han aprovechado, durante una década, de los fondos de los ecuatorianos.

Los que se dicen ideólogos del ‘proyecto político’, que la mayoría no conoce ni sabe de qué se trata o lo que dice y quiénes son los ideólogos de lo que hasta hace algún tiempo se llamaba el MIR.

Llega al poder el presidente Lenín Moreno y sus propios coidearios le comienzan a hacer la oposición, algo que en otros lugares creerán que es imposible, pero que aquí es la más pura realidad.

Mientras tanto, por estos lares hay algunitos que han usufructuado del régimen por más de una década y siguen calladitos en los cargos públicos, siendo como han dicho que son furibundos militantes de PAIS.

Para disimular, la gran división que se ha dado ha llegado hasta la Asamblea Nacional, en la que se puede observar el corre y corre de correístas y morenistas; unos y otros con la aspiración de ser mayoría.

Entonces se salen por la tangente, se inventan un sub-bloque al interior de PAIS y la gran mayoría sale a justificar, sin querer decir que es la más clara división en las filas de quienes disfrutaron alegremente de la década perdida.

Lo que queda claro y cada vez más será una verdad es que quienes no están con el correísmo formarán una nueva agrupación política para defender al gobierno de Lenín Moreno, que además ha recibido el respaldo de la mayoría del pueblo ecuatoriano.

Resulta que una de las más furibundas defensoras del correísmo ha salido a decir que el vicepresidente Glas no está preso, sino que está gozando de vacaciones a la sombra. ¿Qué quieren ocultar?

Y el culebrón sigue y sigue, cada día aparece un nuevo escándalo, se conoce de nuevos involucrados en negociados y demás; mientras hay despistados correístas para quienes no pasa nada, que todo ha estado de lo mejor.

Lo que está sucediendo se venía venir desde hace tiempo. Está claro que algunos políticos están manejando su comportamiento de forma dogmática y sectaria, no admiten ninguna otra verdad que la que les dijeron que deben decir y respetar; mientras el país sigue sorprendiéndose con tanta corrupción.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + dos =