Es sorprendente regresar a ver hacia el pasado y ver con qué facilidad nos engañaron los involucrados en el socialismo del siglo XXI, con el justificativo de que ya tenemos carreteras, se fueron llevando el botín más grande de la historia, todos los días nos convencían con algún cuento fantástico; como por ejemplo, que se estaba desarrollando un gran proyecto automotriz en el Yachai con auspicio de Tesla, una empresa gigante del automovilismo, que claro, no tenía idea de la magnitud de esta mentira, mientras tanto hoy vemos que los edificios que se hicieron para dicha universidad, prácticamente son inservibles, porque se los paró para justificar uno más de los atracos que estaban haciendo.
Esta es un cuento pequeño de los cientos o tal vez miles que existen; hablar del tema petrolero, de aquella repotenciación, que ahora saldrá más cara a los ecuatorianos, o el aplanamiento del terreno para la Refinería del Pacífico, que costó más de 1000 millones de dólares, algo que solamente puede salir de una fábula, por lo irreal que es; pero que es la realidad que hoy tenemos que soportar y pagar los ecuatorianos.
Ni siquiera el cuentero de Muisne llegaría a los pies de los que fueron los cabecillas de la década perdida, una organización muy bien organizada para mentir y delinquir de una manera que, hay que reconocerlo, verdaderamente fabulosa.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + doce =