En efecto no podemos olvidarlo; pues es una obra imperecedera de Alfaro que permitió que la Costa llegue a los Andes.
El ferrocarril fue andino y recorrió el país uniendo a las principales ciudades.
Pero las carreteras le dejaron a un lado. Muchos millones costó esta obra que hoy se trata de revivirla para lo cual el gobierno debe dar todo su apoyo.
El organismo estatal que dirige el turismo debe hacerse cargo del proyecto invitando al turismo a recorrer esta vía andina con incomparables paisajes.
El asunto primordial es aprovechar este don tan valioso que hoy está como olvidado.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + cuatro =