El tema del cambio climático sorprende a todos, ya nadie sabe qué deparará el futuro, agricultores y campesinos de nuestra provincia, manifiestan que jamás han visto en esta época precipitaciones tan fuertes, al punto de que no saben si sembrar o no sembrar, pero lo que más temen es que, luego de seguir en una especie de invierno extendido, llegue una gran sequía que acabe con todo. 

Sin duda que no se sabemos qué habrá que enfrentar, para colmo existe una inestabilidad enorme producida por los enfrentamientos entre Ucrania y Rusia, a lo que se suma la incertidumbre de no saber qué pasará con Taiwán, China y EEUU. 

A esta inestabilidad agrícola que vive el planeta por el cambio climático, se suma que, los grandes productores de alimentos del mundo como Rusia y Ucrania, se encuentran en guerra y es difícil que continúen con la cadena de producción y despacho de alimentos, especialmente a lugares tan necesitados como África, que dependen mucho de la estabilidad de estos dos países.  

Cabe resalta que también se habla de que el conflicto con China y Taiwán, podría parar por completo las exportaciones globales, lo que causaría una crisis sin precedentes, que traería una calamidad financiera a gran escala, que complicaría la situación de la mayoría de países del mundo.  

Sin duda que nos enfrentamos a tiempos complicados en los que se está distrayendo la atención de lo verdaderamente importante, que es el cuidado de nuestro planeta, llevamos años de retraso en este tema, y es la hora de actuar.