Nada, talvez mis comentarios que voy a expresar pueden generar crítica, resistencia, cuestionamiento e incomodidad, pero el deseo de este pequeño análisis es justamente el romper esos paradigmas de la educación que no son reales, por cuanto no se adaptan a la realidad del mundo.
Tratar de encasillar en una nota a un ser humano en donde se valora memoria y muy poco razonamiento, es la locura que afecta a nuestro sistema educativo desde escuela, colegio, pregrado y posgrado. Un examen esta diseñado para preguntar textualmente lo que dice el libro y en eso tenemos responsabilidades padres, autoridades y alumnos ya que existen maestros que tratan de mudar su forma de enseñanza y evaluación a técnicas que valoran el razonamiento en base a conocimientos útiles, pero son llamados la atención y sancionados, por cuanto se alejan de lo que llamamos tradicional.
Y me pregunto yo, lo tradicional ha servido, hemos salido del subdesarrollo, la respuesta es obvia; si no cambiamos la educación en niveles básicos a intermedios a un modelo en el cual se valore el análisis, y en las universidades priorizamos la investigación estamos destinados a permanecer importando tecnología y exportando materia prima por los siglos de los siglos.
La inteligencia no es mas que la capacidad de resolver problemas, por tanto existen varios tipos de inteligencia: musical, interpersonal, de dialogo, deportiva, de ciencias exactas, de ciencias biológicas de ciencias sociales, etc y todos de acuerdo a nuestra genética somos mejores en una área más que en otra, por tanto triunfar en la vida depende de encontrar esa potencialidad y transformarla en nuestro modo de vida, y ese es el papel fundamental de los orientadores vocacionales pieza clave en las instituciones de educación.
Ahora las escuelas, colegios en conjunto con los padres tienen una tarea fundamental en esos años de formación:

  1. Enseñar disciplina la cual supera a las propias aptitudes ejemplo: si hoy un excelente corredor de 100 metros no entrena diariamente, no tiene una dieta adecuada en poco tiempo aquel que genéticamente es menos apto, pero que si cumple lo anteriormente citado lo superará.
  2. Enseñar valores respeto, honor, lealtad, gratitud a nuestros padres y maestros.
  3. Fomentar que las notas no determinan el tipo de profesional que será en el campo laborar, cuando uno selecciona personal para un trabajo, uno observa las competencias técnicas por supuesto pero lo que inclina a tomar una decisión es la actitud del postulante al cargo.
  4. Aprender otro idioma el 90% de la literatura científica está escrita en inglés, todas las universidades extranjeras de prestigio valoran el dominio de esta lengua para poder ser aceptado; y como algún momento analicé en este mismo espacio 15 años de clases de inglés y no logramos pasar de la conjugación del verbo to be; el momento en que tengamos como requisito la suficiencia de otro idioma como requisito previo a la graduación del colegio pero evaluado por organismos internacionales, el país iniciará el cambio.
  5. Formar una mentalidad abierta que nuestros hijos sepan que para triunfar en la vida no se necesita ser médico, abogado, arquitecto, ingeniero y mucho menos tener una nota de 10/10, es más ni siquiera se necesita ser profesional; pero son condiciones absolutamente imprescindibles: disciplina, honestidad y trabajo permanente si esto no esta presente podemos tener un título de cualquiera de las mejores universidades del mundo igual fracasaremos.
    Maestros cultivemos la imaginación de nuestros alumnos, dejemos de enviar deberes que terminan siendo realizados por los papas y abuelos, orientadores vocacionales busquemos el área de inteligencia de nuestros alumnos para guiar su profesión; padres dejemos de exigir notas de 10/10 a nuestros hijos y centrémonos más en dar ejemplo de buenos seres humanos con errores y virtudes, pero con la capacidad de cambio.(O)