Se ha manifestado que ciertas obras no han sido cumplidas a pesar de que los contratistas han recibido porcentajes del valor de la obra.

Esta situación que es un problema nacional debe terminar con la severa fiscalización de la obra contratada para verificar el ofrecimiento; pero sería conveniente que no se dé ningún anticipo.

De esta manera se obligaría al contratista a cumplir con la obra; pero si le deja sin que tenga ninguna obligación. Lo más seguro es que se queden las cosas en el olvido.(O)