Es el gran deseo después de verlos ensangrentados, que vuelvan a la normalidad sin enterrar la democracia.

Horas muy amargas han vivido Chile y Bolivia, el deseo de toda la gente es que estas ilustres naciones enmendado sus males vuelan al terreno indiscutible de lo que la ciudadanía siempre ha buscado.(O)