Me parece que todo lo que sucede en lo externo, está influyendo en lo interno; me refiero a que todo lo que está pasando en la sociedad se encuentra afectando al individuo; bajo esa determinación ¿Quién debería cambiar? ¿La sociedad o el individuo?
Las sociedades se dirigen bajo sistemas, entre ellos encontramos los de gobierno, de educación, económicos, políticos entre otros, son en esos procesos dónde se desencadenan las guías de direccionamiento que marcan los comportamientos de la sociedad, los mismos que en lo posterior se reflejan en el individuo.
Se ha podido observar en la naturaleza que, la mayoría de los animales buscan reunirse con el objeto de alimentarse, defenderse, reproducirse, y sobrevivir, crean grupos denominados manadas que se gobiernan o conducen por un determinado orden jerárquico de mando conforme características propias de cada especie. Lo que quiere decir que, si somos el resultado de una evolución de especies, mantendríamos en nuestra herencia biológica una característica conductual manifiesta, asociarnos o agruparnos con el objeto de cumplir nuestras aspiraciones individuales.
Se podría comprobar este hecho, con las personas que viajan por alguna circunstancia a otro país, principalmente por alguna causa social o económica, al encontrarse solo y frente a otra sociedad, cultura o costumbres, el proceso innato de adaptabilidad, lo impulsa a involucrarse con el medio. Inmediatamente la persona adopta el idioma o dialecto de ese nuevo espacio, quizá porque la comunicación es la primera fuente para la comprensión y el entendimiento humano, acto seguido se adhiere a su nuevo entorno.
La primera sociedad estructurada conocida, se denomina familia; pues es la reunión de individuos de un mismo vínculo consanguíneo con identidad, principios y valores únicos.
En toda sociedad también aparecen individualismos, estos actos voluntarios persiguen alcanzar intereses personales; no sería esto, nada raro; pues todas las personas tienen intereses. Se torna negativo el asunto cuando las aspiraciones merman al colectivo; además en la sociedad, se identifican actuaciones divisorias porque el individuo se vuelve egoísta ante procesos de inequidad, principalmente con los cambios en el desarrollo socioeconómico.
Se sospecha que alguien es consiente de esto, o alguna fuerza extraña busca esa división; hay un expresión que manifiesta: “Divide y vencerás” frase que se ha convertido en una vieja práctica de Gobernantes, quienes se aprovechan de la debilidad que se produce con el enfrentamiento de distintos colectivos, para pasar desapercibidos y así establecer sus mezquinos intereses ya que una sociedad fragmentada resulta ser fácilmente gobernable.
Por supuesto la educación, en cuanto a la instrucción impartida en los establecimientos educativos mucho tiene que ver con los comportamientos observados en la actualidad, los cambios drásticos en las diferentes mallas curriculares, no han contribuido en el necesario proceso de formación humana; más aún cuando, se vive un mundo cada vez más inconsciente, violento e indolente; vemos preocupados como la cívica, la deontología, las relaciones humanas como cátedras han sido enterradas en el olvido.
Es también importante señalar lo que pocos se han atrevido a denunciar al mundo “el estado de ignorancia que mantiene sumido a los pueblos”; lo que conlleva a plantearse una nueva interrogante ¿Cuál es el temor de educar a los pueblos? Al parecer la respuesta se ajusta a lo declarado por Simón Bolívar “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia”.
Cualquiera sea la acción del exterior, si en el interior se ha descubierto el equilibrio, el control, y el autoconocimiento, el ser humano será libre de cualquier opresión. Por tanto, no interesa cuan mala sea la sociedad.
Si queremos un mundo mejor, necesitamos cambiar; si cada individuo cambia, la sociedad lo hará inevitablemente.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − 6 =