Esta semana los Estados Unidos ha vivido una jornada electoral anómala no hay de resultados definitivos, Trump y Biden, se pisan los talones. En las últimas horas Biden reporta distancia, pero hay que esperar pues el conteo es lento, tomando en cuenta que hay miles de votos enviados por correo.

Mientras tanto surgen protestas entre contrarios. Que cada voto cuente, es el pedido de los partidarios del Biden. Que paren de contar, es el pedido de los partidarios de Trump. Lo cierto es que la población está polarizada, marcada por la crisis sanitaria y una ralentización de la economía.

Se ha dicho que son unas elecciones históricas, por la falta de una información concreta sobre los resultados electorales de una de las democracias más sólidas del planeta. El mundo sigue expectante el desarrollo de los acontecimientos. (O)