Nuevamente vemos el triste cuadro de los moradores del sector occidental de la ciudad, pidiendo agua a los bomberos, como si se tratara de mendigos solicitando caridad, una situación completamente absurda que de chiste a chiste ya va a tener aproximadamente 4 meses.
No se sabe cuál es el trabajo de los concejales de Latacunga; pero para nada están garantizando el buen vivir de los ciudadanos de esta tierra, expuestos a un maltrato continuo que si se cuantifica, estaríamos hablando de muchísimo dinero.
Las pérdidas son muy grandes, es imposible comenzar a realizar una obra sin previa planificación, sin medir las consecuencias que ocasionará la misma, y viendo la manera de causar la menor afectación; nadie entiende cómo arrancaron las obras de El Molinero sin tomar en cuenta todas estas consideraciones, las consecuencias están a la vista, Latacunga es tierra de nadie, en la que dejar sin agua a un gran sector de la ciudad no tiene mayor importancia.
Se ofreció que no se iba afectar a la población, pero vemos que esto solamente fue un cuento y nada más, un cuento de nunca acabar que en lugar de mejorar va empeorando día a día.
Latacunga y sus habitantes no se merecen esta situación, debe haber un poco de consideración, pagamos impuestos, como para no tener que lavar la ropa, ni bañarnos en un hidrante.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − doce =