Se habla de que en el año 2022 se podría regresar a los racionamientos eléctricos, debido a la falta de inversión y los problemas estructurales de las hidroeléctricas, especialmente de la Coca Codo Sinclair, la que podría colapsar, obra emblemática de la revolución ciudadana, que no fue más que un simple fiasco, pues se construyó una obra para el doble de la capacidad que realmente tiene el afluente que la alimenta, un gran pretexto para echarle mano y sacarle una enorme tajada, a una más de las obras mal hechas del correato.  

Luego de más de media década que se fue el prófugo a Bélgica, todavía los ecuatorianos seguimos cosechando las picardías de su gobierno, el que no fue nada más ni nada menos que, un fabuloso atraco a las arcas del Estado.  

Los resultados están a la vista Toachi-Pilaton otro gran fiasco, y si seguimos enumerando no acabaremos ni en un año, son tantas las estafas a este pobre país, que lo único que se consiguió con esa famosa bonanza petrolera, fue que el Ecuador se empobreciera como nunca. 

Irónicamente cuando más dinero hubo en este país, más pobreza llegó a la puerta de los ecuatorianos, ese enorme caudal de recursos, hoy se encuentra repartido en todos los paraísos fiscales del mundo, a nombre de los famosos socialistas del siglo XXI. Y qué pasó con nosotros? Seguimos hipotecados por muchos años más a la China, sin poder aprovechar el gran precio que actualmente tiene el oro negro, porque está comprometido. (O)