La prensa internacional destaca el triunfo obtenido por Guillermo Lasso el domingo 11 de abril. El diario “La Tercera” de Chile, recalca que el presidente electo “tiene una agenda promercado, con apertura comercial y modernización del sistema financiero, tributario y laboral”, reconociendo de todas maneras que la tarea es muy difícil por la poca representación en la Asamblea, añadiendo que “los mercados celebraron su victoria”.

La elección en el Ecuador generó mucha expectativa en el país, por cuanto estaban de por medio dos opciones, o el retorno al modelo autoritario, estatista e irrespetuoso de las libertades ciudadanas, o el advenimiento de otro que, por el contrario, respete la ley, dé libertad a la iniciativa privada para generar empleo, y dé seguridad a la gente. Además, porque ayudará a evitar que se elijan gobiernos de corte castro-chavismo en la región.

Otras informaciones mencionan que el riesgo país del Ecuador cayó sustancialmente (de 1365 a 719 – corte al 12 de abril), y que los bonos tienen mejor calidad y “suben con fuerza”. Sin duda, son indicadores decisivos e importantes, en la búsqueda de mejores condiciones para la inversión extranjera, lo cual hace que miren al país con mejor interés y los ecuatorianos con esperanza. Según titulares de prensa “los gremios ven oportunidades y retos en el nuevo gobierno”. Asimismo, “el FMI compromete su apoyo” al nuevo gobierno.

La mejor reacción, inmediatamente después de la elección, fue la de la ciudadanía, de la gente de todos los estratos sociales, que demostraron su emoción, congratulación, satisfacción y confianza en el futuro; como nunca, hemos visto espontáneas demostraciones de alivio por el cambio producido, por la expectativa que tiene para mejorar sus condiciones de vida, y, definitivamente, para seguir disponiendo de un estado de libertad. 

Varios presidentes han saludado este triunfo del Ecuador, de aquellos que comparten ideas de libertad, democracia y republicanismo, como Joe Biden, Sebastián Piñera, Luis Lacalle Pou, Iván Duque, Mario Abdo, entre otros. El expresidente Álvaro Uribe Vélez también se ha hecho eco de esta elección, deseándole éxitos en sus funciones. Pedro Sánchez de España y Brasil, través de su Cancillería, también felicitaron. La Unión Europea y la CAN expresaron su deseo de seguir cooperando con el Ecuador.

También hay de las otras: Evo Morales -no faltaba más- se lamentó por los resultados y Gustavo Petro ha calificado de “retroceso para América Latina” la victoria de Guillermo Lasso. No llama la atención la declaración del ultraizquierdista colombiano, que aspira llegar a la casa de Nariño, puesto que es un enemigo confeso de los principios democráticos de libertad, justicia, respeto a la propiedad y empresa privada, como motores de empleo y desarrollo.

Estamos expectantes por conocer los nombres de quienes conformarán el gabinete presidencial, que esperamos esté integrado por profesionales con la preparación y capacidad suficientes para desempeñar con eficacia las respectivas secretarías de estado, y, lo más indispensable, que a lo largo de su vida no hayan estado marcados o inmersos en actos de corrupción. 

Mucha gente se encuentra igualmente tranquila por la segura defensa que hará el presidente Lasso de la dolarización -que ha sido el salvavidas del Ecuador-, para no sufrir las penurias y calamidades de otros países que, siendo otrora ricos, sufrieron las consecuencias de irresponsables gobiernos, que privilegiaron modelos utópicos y prácticas contrarios al emprendimiento privado, en libertad.(O)