Llegan los arrepentimientos y mea culpas, cuando el tema de la subsistencia de la Asamblea Nacional llega a su punto más álgido, hoy la Presidenta de dicha institución manifiesta que, existe apertura para tratar la Ley de creación de oportunidades, y algunos de sus coidearios han manifestado que fue una completa equivocación que el CAL la devuelva, sin tener competencia para ello.

Lo cierto es que detrás de todo este alboroto, se encuentra la clara alianza de tres bandos opositores, pero con la misma consigna, acabar con el gobierno de Lasso, no se sabe si es envidia, revanchismo político o miedo a que terminen con las mafias que, hoy quedan al descubierto, y que estos sectores manejan y han manejado de manera obscura.  

Desde la delincuencia organizada en las cárceles, hasta el manoseo a la Justicia y la Fiscalía, todo es una línea transversal que sostiene los intereses de quienes se han apoderado del país de manera abusiva y miedosa. 

No puede ser posible que luego de los tres primeros meses en que este gobierno ha demostrado su capacidad y las felicitaciones internacionales por el sobresaliente manejo de la vacunación, ejemplo mundial, al otro día sale uno de estos dirigentes a decir, ahora qué viene, acto seguido, cuando el Ejecutivo envía el proyecto de Ley de creación de oportunidades, ni siquiera es revisado, sino devuelta con absoluto displicencia.  

Pero gracias a Dios esto está sirviendo para que sean desenmascarados mafiosos politiqueros que manejan el país de manera abusiva, hoy sus contradicciones y doble discurso están quedando en evidencia, esa desesperación y ansia de poder, que les obliga a aliarse entre supuestos opositores, un claro ejemplo de ambición desmedida de poder, que no necesariamente busca los intereses de la Patria.