Salón de actos del GAD Municipal, donde se congregaron empleados públicos municipales y ciudadanía. FOTO: LA GACETA/ WA

La cabecera cantonal amaneció con un clima favorable para las personas que madrugaron a preparar el recibimiento a Saúl Mejía como nuevo administrador del GADMUPAN. Para tal efecto se preparó una reunión entre moradores y empleados públicos, acto que se realizó en el salón principal del GAD Municipal.

En vista de ser el primer día como alcalde para Saúl Mejía, varios de sus seguidores, así como empleados del GAD Municipal, realizaron un acto de bienvenida. Esto empezó con acudir a su residencia y acompañarlo con la Banda de Músicos Municipal, desfilando por las calles adyacentes. Ciudadanos, Alcalde, concejales y otras autoridades llegaron hasta el salón de actos, en donde se dio a conocer a los nuevos concejales y de la misma manera que expusieran sus ideas.

El Alcalde estuvo acompañado de su esposa e hijos, así como otros miembros de la familia que siempre han estado junto a él. Una vez más Saúl hizo mención que lucharía contra la corrupción, que su equipo de trabajo investigará y responsabilizará a quien corresponda, pidió que la atención debe mejorar hacía el ciudadano, que gestionará que el personal tenga capacitaciones de relaciones humanas para mejorar la atención al público, que él ha sentido en carne propia la experiencia de la mala atención por parte de algunos empleados municipales, que exigirá honestidad y buena actitud.

También mencionó, que no esperen que las exigencias sean solo por quince días, sino que mientras él esté como alcalde, va a exigir calidad en el trabajo que deba desarrollarse en beneficio de la ciudadanía, un tipo trabajo de empresa privada. No queriendo decir que sea todo malo, pero que es necesario que se den cambios para el bienestar común.

En relación a si va a despedir a muchas personas, dijo que, hará un análisis de quien tenga que irse y quien necesariamente deba permanecer, que paulatinamente irán analizándose los casos de nombramientos públicos, así como los contratos indefinidos que están en vigencia.

Para Saúl es importante que los concejales dejen cualquier tipo de negocios que tengan en sus vidas, y que se dediquen exclusivamente al servicio de la ciudadanía para lo cual fueron elegidos, de otra manera no era necesario postular si van a estar pensando en las fincas o negocios que tengan que cuidar. Él como autoridad pública está dispuesto a escuchar a los ciudadanos en el lugar que él se encuentre, puesto que para él no hay “horario ni fecha en el calendario” y que no existen puertas que puedan detener al ciudadano para acceder a su oficina.

Por otro lado también hizo hincapié en inaugurar la libertad ideológica de la ciudadanía, puesto que no piensa perseguir a nadie por tener ideas políticas diferentes y que cada empleado público puede entablar conversación o asociación con quien creyere conveniente, ya que es derecho de cada persona tener su vida privada como a bien guste.

Aproximadamente 200 personas aplaudieron cada una de sus palabras y esperan que no se repita lo de la administración anterior, que los “puestos se vendían al mejor postor” o que esos amarres para contratos que se realizaban por compadrazgo afecten a quien deba por méritos propios ejercer una actividad en servicio de la comunidad. (I)