El uso de redes sociales está desplazando a la comunicación personal. Un fenómeno que llama a la reflexión colectiva, especialmente de los padres de familia que deben comprender que este hábito está cambiando por completo a los niños y a la humanidad en general.
Todo el mundo tiene acceso a un smartphone o teléfono con pantalla táctil con acceso a internet; se podría decir que se ha creado un nuevo tipo de adicción, se habla incluso de un nuevo término médico: demencia digital, lo que implica que el cerebro ha creado dependencia de estos aparatos.
La necesidad inminente de estar comunicados es de tal nivel que incluso los medios de comunicación que están cualificados para entregar una información veraz están siendo postergados, pues cada persona es un potencial comunicador, que aunque no cuente con las credenciales necesarias, se lanza al ruedo con noticias, opiniones y más, aunque no sean verificables.
Como comunidad debemos estar alertas, la difusión permanente de noticias está causando estrés y psicosis colectiva. Debemos dejar que el cerebro descanse dejando de lado notificaciones chatarra que lo único que hacen es que la persona permanezca alerta y alterada.
Ahora los investigadores exploran un antídoto para esta dependencia y es volver los ojos a la naturaleza y los medios tradicionales, veamos qué deparará el futuro.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 10 =