Ninguna administración municipal ha intentado realizar regeneración urbana en nuestra ciudad, sin embargo, de tener ejemplos como Loja, Cuenca, Ambato, Quito Guayaquil, etc., con sus decisiones prácticas, para volverles ciudades sostenibles, vivibles, que garanticen la salud física y mental de los ciudadanos, que sean alegres, funcionales en donde se disfrute de la armonía entre autoridades y entre ciudadanos.

La regeneración integral debe trascender las habituales consideraciones urbanísticas, arquitectónicas y de conservación del Patrimonio de toda ciudad, debe brindar soluciones adecuadas para resolver los problemas de carácter social, económico y asistencial de la población vulnerable. Consiste en implementar un conjunto de acciones coherentes y programadas, destinadas a potenciar los valores urbanos, ambientales, culturales y funcionales de una zona urbana tomando en cuenta los barrios periféricos, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la población residente, con acciones encaminadas al mejoramiento e infraestructura urbana que incrementen los niveles de habitabilidad, servicios, dotación de espacios comunitarios idóneos  para tener una mejor presentación paisajista.

La regeneración implica recuperar la funcionalidad y la revitalización de la trama urbana del municipio, para lograr el modelo de ciudad sostenible que en la actualidad todas las ciudades del mundo quieren alcanzar. Refiriéndonos a nuestra ciudad un sector importante para regenerar urbanamente es el Centro Histórico que constituye la parte más frágil de la estructura urbana del ayuntamiento, por los factores que influyen en este caso el económico, social y político, cada uno con influencia y preponderancia muy específica.

La ciudad dispone de espacios suficientes para una regeneración como: ríos, causes hídricos, quebradas, en donde existen especies de aves, vertebrados pequeños, reptiles, anfibios, macro invertebrados todos ellos amenazados a la desaparición y lejos de proteger estos hábitats se realizan rellenos para programas de vivienda y otros usos. Sin embargo la ciudad necesita corredores biológicos, con abundante vegetación, para producir suficiente oxígeno para una vida saludable, además la regeneración permitiría: sostenibilidad socioeconómica, aumentar la participación ciudadana, en la gestión y participación del proyecto, mejora la movilidad, creación de zonas verdes sostenibles desde el punto de vista botánico, potenciar los valores ambientales del entorno, creación de jardines verticales, ciclo paseos, mejorar la protección frente a la contaminación atmosférica y acústica, todo este conjunto constituye un pulmón verde de las áreas urbanas.

La ciudad de Latacunga, se encuentra en pleno crecimiento urbanístico con edificaciones de corte arquitectónico moderno, pero paralelamente debe complementar con la parte verde constituido con especies de árboles, arbustos cuidadosamente seleccionado por personal técnico especializado  que escoja especies preferentemente nativas y que muchas de ellas se encuentran amenazadas o en proceso de desaparición; también plantas medicinales, alimenticias, ornamentales de vistosos colores que proporcionen alegría a los seres que vivimos con un entorno de cemento, portes, cables enredados por doquier, con un movimiento sin control de un parque automotor intolerable que congestiona las estrechas calles y contaminan con gases tóxicos, pero las plantas son las que recogen esos gases y por el contrario producen oxígeno para los seres humanos.(O)