Hugo Oswaldo Trávez Moreno, profesional en derecho, actual registrador de Pangua.FOTO W.A. LA GACETA

Los Registros de la Propiedad actualmente están bajo la administración pública municipal, y por ende desde el año 2011 han pasado por varias etapas; en Pangua no es la excepción y por ello es importante informar al ciudadano cómo es que dentro de esa institución se lucha cada día por dar un mejor servicio.

El Registro de la Propiedad de Pangua es uno de los lugares más visitados en todo el año en la parroquia El Corazón, en lo que se refiere especialmente al edificio municipal, ya que se encuentra dentro de las instalaciones del Gadmupan. En agosto del año 2011 mediante decreto su administración pasó a manos del municipio, esto generó grandes cambios y también algunas dificultades.

En una reunión celebrada en la ciudad de Guayaquil en el 2012, en la cual se reunieron los registradores de todo el país, se hizo mención de las dificultades que estas instituciones tenían bajo la nueva administración,  debido a que las entidades municipales desconocían el manejo de los datos y no querían disponer de lo necesario para el buen funcionamiento. En la ciudad de Quito se dieron varios eventos negativos y los ciudadanos se quejaban continuamente del pésimo servicio que tenían los Registros de la Propiedad bajo la administración municipal.

A pesar de todas esas dificultades presentadas, en Pangua el personal se esforzaba para darle un buen servicio al cliente; equipos viejos, sistema obsoleto, mobiliario inadecuado para el personal, entre otras cosas, hacían que el trabajo no fuera fácil.

En una conversación que se mantuvo con el actual registrador Hugo Trávez, mencionó que fue “por esfuerzo propio con lo que se consiguió hacer algunos cambios”, la ley mencionaba que con los ingresos económicos que generara el Registro de la Propiedad se deberían atender todas las necesidades y el excedente debería el municipio ocupar en otras actividades, sin embargo acá fue todo lo contrario, y no era la única entidad que hacía eso, sino que en muchos lugares del país, prácticamente convirtieron al RP en la ‘caja chica’ municipal.

No había ni impresoras buenas, no tenían copiadora, a los clientes se les enviaba a sacar copias fuera del edificio, un funcionario tenía que acompañar y dejar de atender al resto de clientes. A veces no había papel para imprimir y los ciudadanos tenían que ir con hojas para que el registrador y su personal puedan atender. Eso hacía que fueran los últimos en la fila de una buena calidad de atención. Esto poco a poco fue eliminándose con el pedido que se hacía a la administración municipal, más el reclamo de las personas que acudían a esta dependencia.

Se obtuvieron nuevos equipos y con ello un sistema registral, para acelerar las búsquedas y eliminar el tiempo enorme que había para obtener un certificado de bienes, salvo casos extremos un certificado ahora puede demorar más de tres días. Así fue como consiguieron que Inmobiliar les felicitara por ser uno de los mejores en la provincia, agregando que están entre los mejores del país. Los ingresos anuales en 2017 fueron de 119 000 dólares, en 2018 de 92 000 y en lo que va del año 49 000 dólares, a un promedio de nueve mil dólares mensuales aproximadamente. En cuanto a sueldos, la ley hace mención que se debe estipular de acuerdo al número de habitantes, pero la tabla que actualmente utilizan para remunerar a los empleados es de hace 10 años y se debe realizar una actualización.

El estrés es uno de los problemas a los cuales se enfrentan quienes atienden a muchas personas al día, y eso afecta mucho a la salud, a pesar de que ha sugerido algunas actividades para reducir el impacto de este grave problema, no fueron escuchados en la administración anterior y por ello, cabe destacar que tres de los 4 funcionarios que trabajan dentro del Registro, han atravesado por intervenciones médicas con cirugías. Esto podría ser una simple coincidencia, pero no se puede pasar por alto por lo notorio que resulta.

Algo que como ciudadanos hemos notado desde hace algún tiempo, es la falta de accesibilidad que hay en el edificio municipal, pues no hay rampas con pasamanos para sillas de ruedas, de modo que las personas con capacidades especiales puedan ingresar con suficiente comodidad, y mucho más que el departamento del Registro de la Propiedad se encuentra en un segundo piso y el departamento de obras públicas está en el primer piso junto a la entrada. Esto parece de Ripley, pero sucede en Pangua. A propósito de esto Hugo Trávez menciona que se hizo la sugerencia, e inclusive el Conadis hizo la observación, pero no se dio atención en la administración anterior y se espera que el actual Alcalde ayude a solventar este inconveniente.

Todos los años se han realizado auditorías por parte de la Contraloría, siendo que no han tenido observaciones graves, salvo el caso de que se ha llamado la atención a la administración municipal, pero no a quienes atienden dentro del RP.

Sin duda alguna el Registro de la Propiedad de Pangua debe ir poco a poco mejorando en algunos aspectos, pero lo hasta ahora hecho es de mucha utilidad para los ciudadanos que acceden y se sienten satisfechos por el servicio que reciben, esperamos que la nueva administración recoja las sugerencias y le dé un cambio para beneficio del cantón. (I)