Ahora que, gracias a la administración del gobierno anterior, que por sus hazañas está dejando sin empleo a miles de ecuatorianos, porque no le ha quedado otro remedio al gobierno que recortar el aparato burocrático que nos está asfixiando. El desempleo campea por todas partes, especialmente porque, en la década ganada, el empresario y sobre todo la empresa privada, eran considerados enemigos, pelucones que tenían que exterminarse, y sin duda, casi lo logran con los impuestos e imposiciones que se pusieron y que detuvieron a raya la inversión en el país.
Ante esta difícil situación, el gobierno debe recordar que cuando no había petróleo, el Ecuador vivía de la agricultura, era un enorme granero lleno de productividad; pero sobre todo empleo, no había el nivel de desocupación actual; si bien es cierto no existían los millonarios de hoy en día; pero toda la gente se ganaba la vida honradamente y sin robar a nadie, nada que ver con los nuevos ricos de los que estamos rodeados.
En estos momentos sería bueno que se regrese a ver al agro, volver a ese enorme potencial y que hoy con la tecnología que existe el país podría convertirse en un completo edén, generador de empleo; no se puede seguir gastando tiempo y energía pensando que el petróleo nos va a hacer la vida fácil, por pensar de esta manera es que hoy el Ecuador está quebrado y endeudado hasta la coronilla. (O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 5 =