Ecuador vive un crisis política sin precedentes, la división creada y azuzada por fuerzas antagónicas pintan la realidad de distintos matices y cada quien defiende un verdad a ciegas que dista de la realidad de la Patria.
Organizaciones indígenas piden al Gobierno  crear un fondo económico para los perjudicados de las movilizaciones del 2019 y 2022, como una medida de reparación integral… 
La  gran pregunta es, quiénes fueron los perjudicados, quiénes las víctimas, todos los ecuatorianos  o un grupo de ecuatorianos que insisten en crear división ignorando la historia mestiza de esta Nación.
Hay que decirlo frontalmente que perjudicado fue todo el Ecuador, los habitantes de la capital convertido en campo de batalla,  los habitantes de las ciudades sitiadas y sometidas a una absurda violencia sin precedentes. Acaso no fueron perjudicados los miles de pequeños productores, los ganaderos, los agricultores , los dueños de avícolas, florícolas, brocoleras, el sector del turismo.
Perjudicado fue todo el Ecuador, los cientos de trabajadores que perdieron sus empleos en medio de una paralización insostenible. Perjudicado es el corazón mismo del Ecuador que corre el peligro de quedar destrozados ante la división de sus hijos. (O)