La semana anterior vulcanólogos norteamericanos conjuntamente con miembros del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica realizaron una visita al volcán Cotopaxi, comprobando su estado de normalidad.
El Cotopaxi es el volcán más monitoreado del Ecuador; sin embargo luego de una rueda de prensa en la Gobernación, con la presencia de todas las autoridades, llamó la atención el pedido de los vigías del volcán, quienes forman una red que constituye la parte principal en la alerta temprana del Cotopaxi.
El tema concreto es que no cuentan con un sistema de radio adecuados pues se dio a conocer que al inicio de la conformación de la red de vigías en el 2015 las autoridades les dotaron de radios nuevas; pero a raíz del terremoto de Manabí, el ECU 911 les retiró las radios, y a cambio dejaron un equipo obsoleto.
Esto ha sido interpretado como algo realmente irresponsable, pues los vigías contaron con equipos adecuados de comunicación por menos de un año y a partir del 16 de abril de 2016, se quedaron casi sin comunicación, incluso se manifestó que Mulaló estaría incomunicado.
Es evidente que el criterio de las autoridades de entonces fue absolutamente parcializado en injusto con nuestra provincia, no conformes con el infundado estado de excepción del 15 de agosto de 2015, se retiró a los vigías sus equipos, algo vital en caso de una emergencia, jamás se repusieron los mismos y luego se obligó a Cotopaxi a contribuir con impuestos para el rescate de las provincias afectadas por el sismo, sin tomar en cuenta que la economía de Cotopaxi había sido destrozada por las medidas del gobierno.
Esto no puede quedar así, los equipos de los vigías del volcán Cotopaxi deben ser repuestos de inmediato y las autoridades locales, por justicia, deben hacer seguimiento al tema, nosotros desde este medio también lo haremos.(O)