La última semana de mayo inició con manifestaciones desplegadas en todo el territorio nacional, los sectores sociales salieron a las calles, a pesar de la pandemia, para levantar su voz en contra de las medidas del régimen.

Dentro de este panorama, la ministra Romo dio a conocer que 38 cantones en el país ya se encuentran en semáforo amarillo; con lo cual se espera que la economía se vaya reactivando gradualmente, una necesidad urgente de toda la población.

A nivel local las autoridades trabajan intensamente en la adecuación de tres albergues temporales para el tratamiento de casos leves de Covid-19. Estos espacios servirían para aislar a los contagiados y evitar así la propagación masiva del virus.

Cumplidos ciertos parámetros de seguridad frente a la pandemia, el COE podrá organizar el regreso gradual a las actividades productivas, siempre y cuando se cumplan todas las medidas de bioseguridad.

La nueva etapa que deberemos enfrentar en poco tiempo implica la responsabilidad de todo el conglomerado social. Volveremos a las calles, pero el virus seguirá latente y al acecho. Debemos comprender que durante mucho tiempo se deberá mantener el distanciamiento social, el uso de mascarilla y el lavado permanente de manos. La protección de la salud plantea nuevas exigencias, que no pueden ser pasadas por alto.(O)