Por primera vez un ecuatoriano en el pódium de las 3 mejores carreras de ruta del mundo, donde la afición al ciclismo crece, pero falta apoyo.

La 108 edición del centenario Tour de France en el viejo continente posiblemente fue el ocaso de las legendarias figuras; fueron 23 días de interés para la afición con 21 días de competencia y dos de descanso, que al final posiblemente son millones de dólares para la organización y muy poco para los sacrificados y arriesgados pedalistas que con 184 salieron y muchos se retiraron por gran cantidad de caídas; pero en medio de este gran pelotón estuvo un solo ecuatoriano de 17 millones, donde con su actuación, que los que muy poco saben de ciclismo dirían pero debía ganar la carrera, claro que siempre en la montaña el carchense Richard Carapaz los que seguimos todo el evento siempre lo intento pero los europeos más jóvenes y sumamente entrenados y apoyados por sus equipos se ubicaron en el primero y segundo lugar, para dejar un honroso e histórico tercer lugar y acceder al pódium de Carapaz Montenegro que eleva el auto estima de los ecuatorianos, amantes en su mayoría al fútbol que deja amargas presentaciones. Por ello, vemos ahora gracias a Carapaz y otros ciclistas que corren por equipos internacionales ya han muchas competencias y crece la afición en todas las edades; hasta el ministro del Deporte, Sebastián Palacios anuncia mayor apoyo al ciclismo.

La prensa de Colombia e internacional señala. ‘Una particular edición del Tour de Francia llega a su fin y con ello, da paso al análisis de lo acontecido a lo largo de 21 días de competición que se puede sintetizar de diversas formas. Una de ellas es elaborando un ‘Dream Team’, conforme al desempeño de los corredores destacados en diferentes áreas, la clasificación general, victorias de etapa, embalajes, escaladas, crono, trabajo de gregarios, … Por ello, en ‘Ciclismo Internacional’, liderados por quien redacta estas líneas y en concordancia con los otros miembros del equipo de trabajo, entregamos el ‘8’ ideal de esta 108° versión.

A lo largo del Tour de Francia, los corredores y equipos batallan por diferentes victorias y clasificaciones como fuente para alimentar su gloria y orgullo deportivo. Pero a la vez, lo hacen porque cada uno de sus reconocimientos representa un ingreso económico que les viene bien a las escuadras. Finalizada esta 108º edición y conociendo a los dueños de cada uno de esos premios, ¿cuánto dinero se llevó cada equipo?

El combinado que recibió más retribución claramente fue el UAE-Team Emirates, que producto del fulgor de su joya eslovena, Tadej Pogacar, se embolsó €619,580 de los cuales la mayoría de ingresos provienen del título general (€500,000), clasificación de la montaña (€25,000), mejor novato (€30,000) y tres triunfos de etapa (€11,000 cada uno). Mucho talento de Pogacar que no sólo le da visibilidad al equipo, sino que también engorda la reserva oriental.

Desde esta perspectiva económica se palpa el arrasamiento de ‘Pogi’, pues tantos éxitos dejaron huérfanos a otros conjuntos que no pudieron arañar nada. Incluso, la distancia con el segundo es abismal. Emirates hizo €260,060 más que Jumbo-Visma, segundo clasificado en esta tabla. Y eso que los neerlandeses firmaron una maravillosa actuación con la 2º casilla de la general y conquistas parciales que les atribuyeron €359,520. Se siente la diferencia cuando no se es campeón.

Ahora bien, la lista baja y sigue premiando ya con menores remuneraciones a aquellos que consiguieron alzar los brazos en algún parcial o que se apoderaron de clasificaciones secundarias. Sin embargo, entre más se desciende, se evoca tristeza pues están los pobres ingresos para aquellos que no ganaron nada e igual se dieron la paliza durante 21 días.

Algunos cuadros recibieron menos de €30,000 por más combatividad que hayan tenido. Ejemplo, el Israel Start Up-Nation que, mostrando a Woods muy activo en la pelea de la montaña, sólo se quedó con €24,870. U otros que, con una participación más discreta, salieron casi que, con los bolsillos vacíos, caso del Team DSM y Qhubeka-NextHash que estuvieron en el rango entre €11,000 y €14,000. Tres semanas de esfuerzo intenso, al alcance de pocas personas que sobresalen por su capacidad agonística, pagas a esa mínima cantidad, cosas del ciclismo…