Foto.- (Gobernación de Cotopaxi) En la visita a los hogares de las personas con discapacidad.

La alegría y satisfacción que sienten las personas con discapacidad física al poder ponerse de pie en la silla Sayani, después de haber permanecido por mucho tiempo postrados en una cama o en una silla de ruedas, es lo que motiva el trabajo diario de William Endara, un joven de 30 años que vive en Latacunga.

Rocío de Moreno, presidenta del Plan Toda Una Vida, visitó la vivienda de William Endara como parte de las actividades que cumplió el 5 de abril.  William fabrica sillas de ruedas personalizadas para personas con discapacidad. Endara manifestó que un día en un bus de transporte interprovincial una persona que estaba en silla de ruedas le dijo que le encantaría poder volver a pararse y lavar los platos, así nació la idea de emprendimiento.

Los modelos de sillas que se elaboran son personalizadas de acuerdo a las necesidades que tiene cada uno de los pacientes, ya que no todas las personas con discapacidad física pueden volver a incorporarse, cuenta William, quien con autoeducación y perseverancia ha sacado adelante su negocio.

Hasta el momento, él ha fabricado aproximadamente 30 sillas. Una de ellas fue la que elaboró para Diego Rivadeneira, un joven con el 85% de discapacidad, quien comentó que esta silla le ha ayudado a mejorar su calidad de vida ya que antes pasaba postrado en su cama.

Terminada la visita, Rocío de Moreno junto con las brigadistas Las Manuelas inició el recorrido por varios hogares de personas con discapacidad. La primera familia que visitó fue la de la niña Emily de 3 años a quien le entregaron varias ayudas técnicas como un colchón antiescaras y pañales. A la pequeña también le recalificaron el carnet de discapacidad pasando del 43% al 87%.

Después visitó la casa de Leonel de 8 años quien padece parálisis cerebral y epilepsia, y se le entregó una silla de ruedas, colchón antiescaras y pañales. En esta casa, brigadistas de Las Manuelas se congregaron para realizar una minga y limpiaron los cinco cuartos y una cocina donde viven 14 personas en extrema pobreza y hacinamiento. El MIES les entregó literas, kits de ropa y zapatos para mejorar la calidad de vida de los niños que habitan esta casa.

Rocío de Moreno, manifestó que buscan entregar esta ayuda integral, ya que el apoyo no lo recibe sólo la persona con discapacidad sino toda su familia. En el caso de Leonel van a intervenir con diferentes instituciones como el Ministerio de Vivienda, Salud y MIES para mejorar sus condiciones de vida.

Camila, de 8 años con el 84% de discapacidad física y Luz de 47 años también recibieron la visita de Rocío de Moreno, quien compartió un momento con ellas, conoció sus necesidades y les entregó varias ayudas técnicas. Las dos pacientes fueron revisadas por fisioterapistas del Ministerio de Salud quienes les otorgarán terapias en su domicilio tres veces a la semana.

Antes de finalizar la visita en Latacunga, Rocío de Moreno junto con Verónica Espinosa, ministra de Salud, recorrieron el área de Pediatría y Gineco-obstétrica del Hospital General de Latacunga que fue repotenciado y cuenta con 212 camas habilitadas y 140 en el antiguo hospital. Esta casa de salud brinda atención a más de 450 mil habitantes en la Sierra Centro.

Durante la permanencia en el hospital visitó el aula hospitalaria, donde los niños reciben clases y realizan sus tareas mientras permanecen hospitalizados. Además, visitó a las madres quienes recibieron una pañalera con artículos para los recién nacidos. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − 5 =