Este último año, más que en los anteriores, se ha puesto en evidencia la gran importancia de mantener el equilibrio del ecosistema mundial un objetivo al que debemos unirnos todos, desde el lugar en el que estemos. 

Luchar contra el cambio climático debería estar en las agendas de los gobiernos del mundo, pues son vitales políticas publicas acordes con la situación. La crisis ambiental, climática y de biodiversidad que vivimos en la actualidad no tiene precedentes. La realidad es que sigue aumentando el nivel de la temperatura del clima y cada vez hay más gases de efecto invernadero un hecho desastroso de cara al futuro.

El desate de la pandemia del SARS COV 2 y sus mutaciones demuestra lo vulnerables que somos los seres humanos, ha pasado más de un año de lucha constante y las cosas están lejos de superarse, muchos entendidos hablan de una relación entre la alteración del ecosistema y el aparecimiento de este virus de comportamiento anómalo por la rapidez de su contagio.

Lo que está claro es que desde el espacio que nos encontramos podemos ayudar con nuestro comportamiento. Siembra de especies nativas, reciclaje, ahorro del líquido vital, no tirar basura en la calle, evitar el uso de plásticos de un solo uso, entre otras muchas iniciativas que deben ponerse en práctica de manera urgente.(O)