Se aproximan las elecciones seccionales y en medio de las aspiraciones electorales de unos pocos, los ciudadanos comunes deben hacer un pare para evaluar con seriedad lo que se ha hecho y lo que no se ha hecho por la ciudad.
Sin lugar a dudas la administración municipal de Latacunga deja una enorme deuda, porque lo pendiente es superior a lo ejecutado. Una administración regular, por no decir mediocre, porque no supo ponerse a la altura de las circunstancias, poniendo en marcha importantes proyectos que hasta el día de hoy no ven la luz. Hablamos del alcantarillado, del camal, del comercio informal, del Mercado Cerrado, de la falta de agua en populosos barrios, entre otros temas.
Uno de los problemas más graves es que salvo contadas excepciones, el concejo edilicio, se ha conformado por personas que no tienen las condiciones para ejercer estas delicadas funciones. La popularidad y la ambición política ha llevado a muchos personajes a ocupar estos sitiales; pero su función ha sido nula y los resultados están a la vista.
La realidad es que si no hay un cambio en los cuadros políticos para las próximas elecciones, difícilmente se podrá ver una variación en la realidad local. Por ello es fundamental que las agrupaciones políticas presenten sus mejores cuadros, el objetivo es dar un giro total a la administración de la ciudad, que ha tocado fondo ante la indolencia de quienes deberían dar todo de sí para verla progresar.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + tres =