Hablar del agua en Cotopaxi, es hablar de un tema muy complicado, a pesar de ser una de la provincias con más fuentes hídricas del país. La mala repartición de este recurso es un gravísimo problema, mala repartición en qué sentido, en el sentido de que en los momentos actuales, ya no se puede pretender regar los campos por medio de acequias y canalitos que inunden los guachos.  

Las circunstancias actuales nos obligan a contar con reservorios y tecnología de riego por goteo, ya no hay el suficiente líquido vital, como para darnos el lujo de estarlo desperdiciando; en la parte norte de nuestra provincia vemos que la gente ya maneja mucho esta forma de regadío, pero al sur occidente siguen cultivando a la antigua, esperando que la acequia inunde los cultivos. 

Ya es hora que el gobierno provincial ponga mayor énfasis en este sector de la provincia, es necesarios saber aprovechar al máximo el liquido vital, no puede ser posible que 7 u 8 meses al año haya exceso de agua y que se desperdicie infamemente, y los demás meses se den peleas por este tema. Convengamos en que las industrias brecoleras son las que más tecnología tienen, y por ende, las que mejor aprovechan el agua , estas son empresas que en Cotopaxi generan empleo aproximadamente para 50 mil personas, si con el pretexto del agua, los grupos indígenas pretenden cerrar estas plantaciones, esa enorme cantidad de empleados, va ha salir con sus familias a protestar enérgicamente, se va armar un completo despelote, que tranquilamente podría terminar en guerra civil. 

Las autoridades deben manejar el tema profesionalismo y basándose en hechos reales, es fundamental unir a la población, tanto indígenas, como industriales agrícolas, para exigir de una vez por todas al gobierno, que se desarrollen proyectos como el Chalupas y el Pumacunchi, de los cuales ya existen estudios terminados y que definitivamente no cuestan los 500 millones de dólares como decía el correato, sino la mitad o mucho menos.

Si el gobierno no da una solución a un tema tan neurálgico como el del agua en Cotopaxi, este podría ser el rabo de la mecha que haga explotar la dinamita en todo el país, recordemos que junto a este problema, se encuentran muchos grupos de izquierda , inclusive los mismos socialistas del siglo XXI, incitando una revolución.(O)