El Ecuador se encuentra en manos de una Asamblea, que es absolutamente disfuncional, donde su presidenta no tiene el apoyo de sus mismos coidearios.
La verdad es que el país se encuentra en las manos de delincuentes y narcotraficantes, que cada vez que se les pega la gana, hacen algún alboroto que lo paraliza todo y ponen en evidencia el gran poder que tiene y manejan como tontos útiles a las autoridades.
En este país deben haber cambios profundos, el tema del desempleo no ha podido ser superado y este es un pésimo antecedente, para que el narcotráfico y el micro tráfico sigan creciendo de manera próspera y efectiva.
Mientras las autoridades no logren estimular la inversión externa, jamás se podrá superar el desempleo.
Lograr de manera urgente la flexibilidad laboral, es un asunto que no puede esperar más, el gobierno debe buscar la salida a esta encrucijada, que está repercutiendo negativamente en toda la sociedad ecuatoriana.
La migración sigue batiendo récords, la salida de compatriotas que no ven ninguna salida en el país, cada vez es mayor, la aspiración de muchos ciudadanos ecuatorianos, especialmente de la juventud, es buscar mejor futuro en otros lugares, pues aquí están negadas las oportunidades.
Mucho se habla del alto costo de los colegios y universidades, los mismo que no justifican las oportunidades laborales que se tiene en este país, un tema completamente desigual, de acuerdo a las pocas posibilidades de aspirar a una universidad o educación pública de calidad. (O)