De la misma manera que hacen costosísimos eventos nacionales de fútbol, es el momento de que se haga lo mismo con el ciclismo, ahora más que nunca cuando hay estrellas en esta disciplina, las mismas que están dejando el nombre del país en lo más alto del pódium internacional. 

Ya es hora de cambiar el chip de la cabeza de las autoridades, Ecuador es mucho más que solo el  balompié, deporte que muy pocas veces nos ha hecho relucir afuera del país. 

No sabemos si las mafias que giran alrededor del fútbol tienen miedo de perder sus privilegios o qué les pasa que no pueden apoyar a otras disciplinas. Lamentablemente la estructura deportiva del país, está manejada de tal manera que los recursos se dirigen a estas organizaciones de corrupción y despilfarro, que no han permitido que el deporte ecuatoriano salga adelante en otras disciplinas, en las que sus protagonistas, lo han hecho con sus propios recursos, porque aquí, en este país no han tenido absolutamente ningún respaldo para dar un paso al frente. (O)