Claro que es muy fácil “ver los toros desde lejos”, pero a veces es aconsejable hacerlo, especialmente cuando los actores de algún evento no son personas muy recomendables.

Pero… cuando lo que posteriormente va a causar daño a la mayoría e la población, sí conviene aportar de buena fe; algún consejo, o si los involucrados son parte de la  responsabilidad, entonces se vuelve una obligación moral y legal, RESOLVER apegados a la ley, a las buenas costumbres y a la paz posterior del país.

Me refiero al TÚNEL EN EL QUE SE METIERON los miembros del CNE, luego de las elecciones llevadas a cabo el domingo 07 de febrero último; para “no hacer llover sobre mojado”, si ya metió las de andar la señora DIANA, al dar a conocer, los resultados de un “conteo rápido”, los que -la misma noche- fueron desmentidos por su compañero vicepresidente, don ENRIQUE PITA… Aquí empezó el viacrucis.

Mientras seguían los escrutinios nacionales, todo el Ecuador estaba pendiente: YAKU primero… LASSO segundo, otra vez YAKU  primero,  LASSO segundo; hasta que nuevamente LASSO primero…; por qué digo primero, porque siquiera por unos tres días nos olvidamos del entenado del prófugo, que es el que está primero con 32, 71%, segundo LASSO con 19,74% y tercero YAKU con 19,38%.

Hasta aquí parecería que salía humo blanco, y que los contendientes por el segundo lugar esperaban los resultados finales para aceptarlos; pero no fue así; YAKU -viendo que el número de ASAMBLEÍSTAS que obtenía Pachakutik, cerca de 30, no era compatible con su votación- entonces comienza a hablar de fraude en contra de él y luego a hacer varias propuestas, hasta realizó una invitación pública al otro candidato, para plantear juntos al CNE la realización de un “reconteo” de votos. Este encuentro se realiza en el CNE, como es obvio con la presencia de los consejeros electorales, con los observadores de la OEA y la prensa, luego de alguna disputa verbal iniciada por YAKU y contestada cortés e inteligentemente por LASSO, el Ecuador veía con optimismo que se encontraba por fin una solución; pero  resulta que dichas propuestas deben ser resueltas y organizadas por el CNE, y vemos que no resultó tan fácil.

Ojalá que por el bien del Ecuador, ESTE TÚNEL EN EL CUAL SE METIERON, tenga una salida democrática y no se “friegue las manos el que sabemos” o peor que hayan conflictos entre ecuatorianos, que en estos momentos serían de funestas consecuencias para todos.(O)