El 29 de abril es el plazo para la entrega del paso elevado en el ingreso norte de la ciudad, una obra que, muy difícilmente se cumplirá en esa fecha, pues gran parte de la misma está en veremos.
Algo más dramático aún es el tema del Plan Maestro de Alcantarillado, la empresa encargada de la realización de los colectores, no se sabe si ha superado el 5 % en la realización de los trabajos, la justificación de las autoridades es que en varios años desde que se planificó este proyecto, la ciudad ha cambiado mucho, y es que la verdad, el avance de Latacunga ha sido prácticamente en cámara lenta, no sabemos a qué cambios radicales se refieren.
Llueven las justificaciones y pretextos y a la hora del té, se sigue en veremos, siguen los ofrecimientos fantasiosos que no dejan de ser tomaduras de pelo para desviar recursos a otros planetas muy alejados de nuestra realidad, una lamentable realidad que mantiene en abandono y retraso a una ciudad, que según las autoridades ha cambiado mucho.
Esta administración se encuentra en la recta final y sólo nos topamos con noticias y novedades poco alentadoras, es triste ver como urbes vecinas crecen y se desarrollan de manera distinta a un ritmo completamente diferente, mientras esta capital de provincia sigue con la misma cara.
El cuento de siempre entre la población local es que por fin llegarán las elecciones para cambiar de autoridades; sin embargo, como se ha visto en los últimos años, no se ha dejado de ir de mal en peor por una absoluta falta de gestión, demostrando claramente que quienes han llegado al poder no están preparados para manejar la suerte de una ciudad, que cada vez queda más rezagada en el tiempo. (O)