A principios de esta semana recibimos el comunicado de una madre de familia, que se quejaba de que en la piscina de la Federación Deportiva de Cotopaxi se habían puesto demasiado cloro, a tal punto que su hija, que era una deportista que entrena en dicho lugar, se intoxicó.
En este medio de comunicación hace algunos días nos quejamos porque al hacer uso de estas instalaciones, el agua de la piscina se encontraba completamente turbia, al punto, de que no podíamos ver ni siquiera nuestra propia mano; pero jamás imaginamos que se piense revertir esta situación, cargando excesivamente de cloro este escenario, ya me lo habían dicho unos compañeros que fueron a entrenar el pasado día viernes, que el agua estaba tan cargada de cloro o de algún químico, que salieron con dolor de garganta y picazón de nariz; pero jamás imaginamos que esto se haga con tanta simpleza al punto de llegar a que una chica que entrena en el lugar se intoxique.
Sin duda que las autoridades de salud deberían analizar este caso, no pueden dejar que uno de los pocos escenarios, por no decir el único que tiene la ciudad, de estas características se convierta, primero en un estanque de agua sucia y luego en un peligro para los usuarios, por el exceso de químicos que utilizan, algo completamente anti técnico, antiprofesional y que, sobre todo, debe ser corregido de manera inmediata, antes de que ocurra alguna calamidad que lamentar.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − trece =