En la provincia existen aproximadamente 40 planteles avícolas que producen huevos, sus propietarios están preocupados de cara a una recuperación pues los problemas son grandes al no haber podido transportar alimento para las aves y la falta de venta del producto en los mercados.

Tito Terán representante de la Asociación de Avicultores de Cotopaxi, señaló que la paralización afectó a los diferentes sectores de la producción ecuatoriana, entre ellos está el avícola de la provincia; han sido muchas las preocupaciones por la falta del traslado del alimento para las aves  como  son  el maíz y la soya, con los pocos recursos económicos que  contaban adquirieron antes  de las movilizaciones cierta cantidad de alimento que ha ayudada a sostener las granjas avícolas.

A ello se suma que las bodegas de los diferentes planteles avícolas de Cotopaxi, quedaron llenas del producto,  que no ha podido venderse a los clientes en las diferentes provincias por la falta de movilidad en vista que las vías se  cerraron, generando desabastecimiento del huevo en tiendas, mercados, supermercados del Ecuador. Recordó que el producto puede permanecer en bodegas unos 30 días, luego se daña, y de darse el caso habrían grandes pérdidas para el sector.

Según explicó el representante de los productores de huevos de Cotopaxi, dentro del cantón Latacunga, están asentadas 19 planteles avícolas más los socios que conforman otra asociación estarían llegando a cerca de 40, por lo tanto, la producción diaria de cubetas de huevos es grande, cantidad que no ha sido cuantificada. Una poca cantidad de huevos se lograron vender dentro del mercado local, pero la mayor cantidad de huevos se vende a Quito, Guayaquil.

La cubeta de huevos en las plantas productoras de la provincia se mantiene en 3.20; 3.40 centavos de dólar a pesar que el precio del maíz y la soya ha subido.

Terán, indicó que las provincias de Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo representan el 70 % de la producción nacional de huevo, por lo tanto, el no poder vender, significa que el nivel de producción estancada en bodegas es altísimo, lo que causa enormes problemas económicos, que podrían afectar las fuentes de trabajos que genera el sector tanto para trabajadores directos como indirectos.