Los sectores productivos no pueden reactivarse completamente.

La situación económica de estos sectores, sigue siendo complicada. 

Los créditos que en un inicio ofreció el Gobierno Nacional, denominados “Reactívate Ecuador” y que serían otorgados por el BanEcuador, son de difícil acceso, con valores inferiores a lo ofrecido; mientras que la banca privada, no ofrece salidas a sus deudores.

Así lo aseguró Fabricio Garzón, presidente de la Cámara de Comercio de Latacunga, quien mantuvo en días pasados, una reunión con el representante del Ejecutivo en Cotopaxi y los gerentes de BanEcuador, en ella, solicitó conocer cuáles son los montos destinados para la provincia.

“Quedamos en reunirnos nuevamente, pero hasta ahora estamos esperando, lo único que queremos es que nos digan la verdad, que no jueguen con las ilusiones de las personas”, reclamó Garzón, quien contó que la situación de los pequeños y medianos comercios en la ciudad, es crítica y acceder a los préstamos de “Reactívate Ecuador”, tendría muchas trabas.

Al representante de la Cámara de Comercio, le preocupa también la situación de muchos socios, que ya tenían créditos en la banca privada, pues pese a la pandemia, este sector no ha tenido “piedad” en los cobros y solo ha presentado proyectos en su propio beneficio, “hacen cálculos en base a la deuda que mantienen por concepto de interés, y generan otro préstamo de esa cantidad”, informó.

Con base en ello Garzón, hizo público su llamado a la Banca Privada, para que se sensibilice con el sector comercial, y presente propuestas que los ayude de verdad.

La situación del sector industrial no es distinta a la del sector comercial, Alberto Salvador, presidente de la Cámara de Industriales de Cotopaxi, dio a conocer que ni la Corporación Financiera Nacional (CFN) ni el Banco del Pacífico han presentado propuestas viables y acordes a la realidad que vive el país. “Mucho ofrecimiento y poco cumplimiento”, criticó.

Explicó que el golpe que vivió este sector durante la emergencia sanitaria, podría hacer perder el 10% del Producto Interno Bruto (PIB). Le preocupa que no exista una estrategia de reactivación al sector privado, pues las industrias no pueden trabajar al 100%.

Destacó que el sector florícola es uno de los más afectados, que apenas está intentado reactivarse. (I)