Con esta crisis sin precedentes, muchos sectores han comenzado a desaparecer, uno de estos es, por ejemplo, el del servicio doméstico, se calcula que en la actualidad más de 13 mil empleadas dejaron de aportar al IESS, muchas de ellas viven con 40 dólares semanales.

La situación económica del país exige de manera inmediata un cambio en el tema laboral, el desempleo sigue siendo el talón de Aquiles en el Ecuador.

Con un descenso tan marcado en la economía de los ecuatorianos, es imposible que se pueda seguir manteniendo a ramos como el del servicio doméstico.

Es por ello que actividades como ésta, necesitan de cierta flexibilidad, es importante analizar que el nivel económico del país a descendido de una manera muy marcada y para que sigan sobreviviendo muchos sectores, necesitan de manera emergente nuevas reglas.  

Con la Ley Humanitaria, con la se dio la posibilidad del trabajo por horas y la reducción de jornada, con las justas se logró salvar fuentes de trabajo, las mismas que a pesar de estas ayudas, siguen tambaleándose, por la difícil condición de aparato productivo y comercial. Hoy por hoy buscar una salida al desempleo, es un punto fundamental en el que se debe centrar el gobierno, el análisis en la reducción de impuestos y otros temas, que no nos dejan salir a flote, también es prioridad en estos momentos; además, claro está, de la reducción del aparato estatal.(O)