Existe mucha preocupación por el gran bajonazo económico que se ha experimentado durante este año; es evidente que pasó el período de transición. Recordemos que se pronosticó que la crisis duraría cinco años, pasó este plazo y seguimos de picada. Ante esta situación, el pueblo ecuatoriano exige un cambio radical, la consulta popular es la esperanza, si no se eliminan los rezagos del gobierno anterior; no hay duda que seguiremos en las mismas.
La gente está cansada de una recesión tan larga, necesitamos cambios urgentes y reales, no medidas que impongan más impuestos; la economía se cae en pedazos y se necesita de manera urgente atraer inversión extranjera, flexibilidad laboral, no tener ataduras para denunciar las irregularidades y la corrupción, eliminando la absurda ley mordaza, es urgente ver nuevas caras que generen confianza y no los mismos rostros fracasados y cómplices de la debacle en la que cayó el país.
Son muchas las cosas que recuerdan al anterior gobierno y definitivamente para fomentar confianza en el sector financiero y social se requieren vientos de cambio; vientos que permitan traer esperanza y trabajo, pasando por encima de compromisos y cuotas políticas, que todavía existen.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 7 =