La meta es vacunar a alrededor de 230 000 reses en 50 días. Ecuador fue declarado libre de fiebre aftosa por la Organización Mundial de Sanidad Animal en 2015.

Álex Chacón, coordinador distrital de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), informó que en la primera fase de vacunación que inició el 26 de junio de 2019 se inmunizaron aproximadamente 234 500 animales, además en el año se debe cumplir con dos vacunas semestrales.

Dos operadoras acreditadas en la Sierra y en el subtrópico de la provincia encaminarán la segunda fase, además 47 brigadistas recorrerán en territorio. 

“Es importante mantenernos como un país libre de fiebre aftosa a nivel internacional, con la posibilidad de a futuro exportar carne y leche”.

La vacunación tiene un costo de 60 centavos de dólar por animal, y este monto cubre los gastos de la parte operativa, como el pago a los brigadistas, transporte y otros, el costo biológico en cambio lo subsidia el Gobierno Nacional.

De su parte Luis Pinto, representante legal de la Asociación Ecuatoriana de Buiatria, manifestó que cada brigada está conformada por un equipo de movilización, perifoneo y un técnico veterinario supervisor (4 personas) quienes serán los encargados de sociabilizar el proyecto de vacunación, debido a que en algunos casos existe resistencia.

“El único animal que no será vacunado es el que está clínicamente enfermo, países de Sudamérica ya han tenido brotes de la enfermedad y eso perjudica gravemente la economía ganadera”. 

Para Juan Calvopiña, representante del sector ganadero, la vacuna es una responsabilidad que ayuda a cuidar la economía de este sector y a proteger los animales que son su sustento. (I)