Ecuador replanteó la estrategia de combate a la pandemia a partir del inicio del gobierno del presidente Guillermo Lasso, asumiendo como objetivo la vacunación de 9 millones de personas en sus primeros 100 días de administración. El verdadero primer reto, sin duda alguna, era conseguir las ansiadas vacunas que se encuentran en gran demanda. pues el mundo debe vacunar a la mayoría de sus 7.000 millones de habitantes, contra reloj.

Es muy gratificante observar que el equipo de gobierno ha tenido éxito y han llegado al país las vacunas en número suficiente para continuar el ritmo que demanda la consecución de dicha meta. Con lo cual, se debe concentrar la atención en el segundo objetivo, cual es inmunizar a las personas que tiene edad y predisposición para recibir la vacuna. Esto requiere una enorme logística que no fue exitosa en la administración anterior. La flamante Ministra de Salud organizó  una estrategia logística inteligente, basada en el padrón electoral, para que los ciudadanos sean ubicados por medio de los mismos registros y sitios asignados para votación.

Acertadamente, el equipo gubernamental aceptó abrir la posibilidad de recibir ayuda del sector privado en la gran cruzada para lograr la inmunización anhelada. El Comité Empresarial Ecuatoriano, que reúne a más de 100 gremios de la producción, suscribió acuerdos con el Ministerio del ramo y de inmediato se organizaron empresas en todo el país para asumir el reto. En escasos días, se abrieron más de 50 puntos de vacunación bajo la total responsabilidad de empresas privadas, con supervisión y dotación de vacunas por parte del MSP.

Cotopaxi no podía quedarse atrás. Las empresas industriales CEDAL, PROVEFRUT, NOVACERO Y AGLOMERADOS COTOPAXI abrieron de forma coordinada cuatro puntos con capacidad de más de 1.000 vacunaciones por día cada uno. No solamente se atendieron a los empleados y trabajadores directos e indirectos de cada una de ellas, junto a sus familias, sino que se extendió la cobertura a todas las personas de la zona de influencia, especialmente moradores cercanos.

Adicionalmente, extendieron la invitación a otras empresas industriales y otros gremios organizados que pudieron incluir a las familias de sus agremiados. Con todo este operativo, se esperan inmunizar a 20.000 personas mayores a 16 años en apenas 9 días que ha tomado la campaña de vacunación privada.

Concluimos la semana con gran satisfacción, habiendo protegido del mortal virus e inclusive de la temible variante DELTA a más del 10% de la población,  que sumada a los esfuerzos del sector público, supera los 6 millones de personas a nivel nacional, con al menos la primera dosis. Se ha roto el récord de inmunización diaria con más de 260.000 en un solo día. Inclusive, hemos alcanzado el más alto número de inmunizados por día a nivel mundial. 

Ha sido una feliz experiencia que llena el espíritu y nos devuelve la confianza en lo que podemos hacer en unidad, los sectores público y privado. Hace mucho tiempo hemos caminado por sendas distintas, pero paralelas, pues todos buscamos el adelanto de nuestra Patria. Ha sido un momento de reencuentro, que sellamos con un fraterno abrazo de acción conjunta por lograr un solo objetivo.

Aunque no hemos concluido esta etapa, es oportuno meditar en lo saludable y positivo que resulta unir fuerzas entre los sectores público y privado, para asumir grandes objetivos, como la reactivación. Nos necesitamos mutuamente, en un ambiente de trabajo transparente, honesto y pragmático. Debemos hacer causa común en recuperar los empleos perdidos, reabrir los negocios cerrados, impulsar los emprendimientos y el crecimiento de lo que existe. Solo depende de nosotros. No hay tiempo para mirar atrás, sino al futuro.

¡UNIDOS VENCEREMOS!