Revisando la historia republicana de nuestro País, no ha ocurrido que antes que se cumplan los dos primeros años de un período presidencial, hayan salido dos vicepresidentes del ejercicio para el cual fueron electos, Glass mediante el voto universal y la Sra. Vicuña electa por la Asamblea Nacional de la terna enviada por el Presidente Moreno.
El primero fue destituido por la Asamblea Nacional por haberse involucrado en casos de corrupción con la empresa ODEBRECHT y la segunda vicepresidenta deja su dignidad mediante renuncia, al haberse mezclada en un caso distinto al del señor Glass, como es el cobro de contribuciones económicas a sus colaboradores cuando ejercía la función de legisladora.
La génesis de las dos personas ya mencionadas es la misma; nacieron políticamente al amparo de la revolución ciudadana con el padrinazgo de Rafael Correa. El Ing. Jorge Glass Espinel, preso en Latacunga, en la cárcel que ellos mismo construyeron, sigue “pataleando” con sus abogados para que declaren la nulidad de lo actuado por los jueces en la sentencia que pesa sobre él. Dice su abogado que recurrirá a instancias internacionales para que “la inocencia de su defendido” sea reconocida.
La ingeniera en Negocios, con formación política desde los catorce años –dice ella- y avalada esta experiencia por su padre Leonardo Vicuña un político de izquierda muy reconocido en el país; manifiesta que renuncia al cargo POR LA PAZ DEL PAIS, para no causarle problemas al señor Presidente y para defenderse ante la justicia, de la acusación.
El señor Presidente Lenin Moreno, quien no ha provocado estos problemas, a excepción de haber aceptado el primer binomio impuesto por Correa y haber elaborado la terna encabezándola por la señora Alejandra Vicuña; don Lenin sale bien librado de estas andanzas. Glass y ella son culpables de estas linduras.
Ahora al señor Presidente con semejante experiencia que está pasando, le llega su Navidad adelantada. Por favor, le pide el pueblo, ya no nombre a sus aliados ni a los ex para la Vicepresidencia; en el Ecuador hay reconocidos personajes, para ocupar ese cargo; no importa la filiación política, la corriente ideológica. La única condición: que ame a su Patria, como usted lo ama, y que acierte el norte que esperamos los ecuatorianos. NO TENGA MIEDO A LOS SERRUCHOS. Aún cuando la terna que acaba de enviar ninguna de las tres personas, se acercan a los efectos ni de un alfiler. Ojalá acierte la Asamblea en el nombramiento para bien del País.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 6 =