Se está rumorando que el gobierno accedería a que la Base de Manta regrese al país, este sería un gran paso de incalculables beneficios para el Ecuador, recordando que, en la supuesta década ganada, de ser un país de paso, éste se convertió en un país consumidor de droga, hoy las nuevas generaciones se encuentran sumidas en este vicio que, junto a la famosa ley de tenencia para consumo mínimo, han sido los grandes instrumentos para la descomposición de la sociedad ecuatoriana.
Ya todos sabemos las consecuencias de la alcahuetería del tema drogas, han acabado por completo con la tranquilidad de una patria que jamás vivió en zozobras, por la guerrilla o el narcotráfico; siempre se supo contralarlos a tiempo para que no metan sus tentáculos en la sociedad y acaben con la tranquilidad nacional, gracias a los pantalones bien puestos de personajes como Febres Cordero, que jamás toleraron este tipo de intromisiones y vicios que, lastimosamente el Socialismo del siglo XXI los volvió a introducir de manera perversa y desalentadora, haciendo que Ecuador retroceda en el tiempo.
Con este anuncio vuelve la esperanza al país, vuelven vientos de cambio que por fin hacen soñar en la luz al final del túnel, una sensación que desde hace mucho tiempo no se ha experimentado, ya vamos años de estrés, desesperación y arrepentimiento, de haber dejado nuestra suerte, en manos perversas que lo único que hicieron es atemorizar al pueblo y meterle la mano en el bolsillo para dejarle en cero.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + 4 =