Diana Cañar, gerente de la Empresa Pública de Aseo y Gestión Ambiental del Cantón (Epagal). FOTO M.S. LA GACETA

La Empresa Epagal es una institución pública que trabaja bajo los principios de la Administración Pública, por lo que me permito aclarar que la afirmación presentada y difundida, de manera inexacta, injustificada y sin sustento probatorio y  legal alguno, y no debe ser usada perniciosamente para perjudicar no solo a Diana Cañar Jiménez, en calidad de Gerente General de la Empresa Pública de Aseo y Gestión Ambiental del cantón Latacunga- Epagal, sino también al buen nombre de la Empresa y principalmente al buen nombre y honor de sus servidores, pues en ningún momento he sido víctima de robo alguno por parte de los empleados, si hay algo que he ganado es su amistad y compromiso con el trabajo, para sacar adelante a esta empresa de los latacungueños manifestó la Gerente.

En tal virtud, debo aclarar que a fecha 03 de noviembre del 2018, el señor Rodrigo Vela, se acercó a uno de los Supervisores de Limpieza de Epagal, y manifestó que el personal de Epagal, se habría llevado víveres y 50 libras de carne, que habían sido ubicados fuera de su domicilio, solicitando a su vez que le diera viendo o sino que le paguen, ante tal reclamo el Supervisor de Limpieza, procedió a tomar contacto con estibadores de Epagal, quienes manifestaron que como es habitual la descarga del camión la realizaron utilizando picos y palas, y que no habían notado nada irregular; posteriormente el día lunes 5 de noviembre del presente año el señor Vela, se acercó nuevamente al señor Supervisor, pero esta vez de manera grotesca y amenazante para manifestar que si habían o no encontrado lo supuestamente llevado, amenazándoles que les iba a denunciar, por lo que el señor Supervisor, le pidió se dirija a las Oficinas de Epagal, y hablara con la Gerente.

Lamento las expresiones emitidas por el señor Rodrigo Vela, mismas que están distantes a la verdad, debido a que a la semana del hecho suscitado se acercó a mis oficinas en donde le manifesté que la actividad que realizan los trabajadores encargados de la recolección de desechos sólidos, es en forma mecánica, que ellos cuando ven fundas colgadas en cerramientos o puertas tienen la obligación de recogerlas, puesto que se presume son basura, y que situaciones similares habían ocurrido en otros cantones, que la gente olvida sus compras y que el personal de aseo las lleva como basura, puesto que sería imposible abrir cada funda para constatar si es o no basura y que no debía estar extorsionando al personal para que pague lo que el manifiesta estaba en la funda que se ve en el video, sino que debe presentar la queja por escrito a gerencia para solicitar el informe respectivo y agotar la vía administrativa o denunciar en la Fiscalía,  inclusive vino en una actitud por decir lo menos poco cordial.  Al preguntar al personal, ellos manifestaron que como es habitual en sus actividades el personal procedió a retirar una funda de color negro colocada en la parte externa de un domicilio, misma que de manera inmediata fue colocada en el camión de Recolección de Desechos Sólidos y llevada conjuntamente con los demás desechos sólidos recolectados para su disposición final, sin que sea de su conocimiento el contenido de la referida funda plástica.

En  forma coordinada con el Supervisor de Limpieza, quien me informó lo acontecido procedimos inmediatamente a trasladarnos al sitio de disposición final, con el fin de corroborar lo manifestado por el ciudadano, para lo cual el personal de Epagal, procedió a remover los desechos sólidos correspondientes a la semana en la cual supuestamente ocurrió el hecho, procedimiento durante el cual se pudo evidenciar que existían unas cebollas paiteñas ya casi descompuestas y desechables dispersados y algunos aún en una funda casi destruida, y contaminada con otros desechos y lodo, que suponemos fueron los víveres descritos por el ciudadano.

Circunstancias que penosamente ocurrieron, pero que jamás se las podría calificar como un robo, por lo cual reitero de manera cordial mi solicitud a la ciudadanía que se sirvan disponer sus desechos sólidos de manera adecuada, en los lugares autorizados (contenedores) y en los horarios establecidos, con la finalidad que este tipo de hechos no vuelvan a ocurrir.

Pienso y, más a manera de reflexión que las personas en pro de sus intereses, interpretan y realizan afirmaciones, inclinándolas siempre a su beneficio, dejando de lado que por principio Constitucional, los derechos de la personas están limitados al instante mismo que inician los derechos de las demás personas. En cualquier caso, queda para mí la enseñanza de ser obsesivamente cuidadosa en futuras denuncias que de manera infundada e injustificada presenten en contra de mis colaboradores, pues es mi afán y deber respaldarles en su accionar, pues es un derecho consagrado en la Constitución de la República del Ecuador, el honor y el buen nombre de todo ciudadano y en Epagal, no sólo ha sido una persona, por el contrario, somos 93 las personas que hemos sido afectadas, manifestó Diana Cañar. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =