El otro día se publicaba una noticia en este medio de comunicación, sobre que los bomberos de Latacunga tienen alrededor de 5 millones de dólares para equipar el nuevo cuartel que se está construyendo en la parte sur de la ciudad, Nintinacazo, al lado del nuevo cementerio; mientras nos acordábamos de esto, más tarde pasábamos por el sector de La Tebaida en Salcedo y mirábamos el esplendoroso y nuevo cuartel de bomberos, más allá el nuevo y hermoso mercado de La Tebaida, un poco hacia atrás, el bien concebido nuevo terminal terrestre.
Es decir, cantones como Salcedo se encuentran años adelante de nosotros, mientras aquí en Latacunga recién pensamos en hacer el cuartel de bomberos, allá ya cuentan hasta con una terminal terrestre, que ya quisiéramos en esta olvidada tierra; sin duda que nos llega al pecho un sentimiento de indignación, al mirar a qué velocidad funcionan las cosas en nuestra olvidada Latacunga y a qué velocidad funcionan en los cantones, no hay punto de comparación.
Sin duda que esta pobre ciudad se encuentra con años de retraso, una urbe en la que se ha priorizado los intereses personales de quienes la han administrado, dejando de lado el bienestar y desarrollo, pero sobre todo la calidad de vida, de quienes habitamos este lugar de la Patria.(O)